jueves, 25 de octubre de 2018

Galletas Dedos de Bruja

¡Buenos días! Esta semana me ha pillado el toro con la receta. Aunque ya la tenía preparada, no encontraba un segundo para poder redactarla, pero más vale tarde que nunca. Así que aunque con dos días de retraso, aquí está la receta de la semana.

Empezamos a ver por todas partes ya recetas, y de todo la verdad, dedicadas a Halloween y aquí no vamos a ser menos, así que al fin me he decidido a hacer los famosos dedos de bruja. Llevo ya unos años viendo esta receta, pero a la hora de la verdad nunca me acordaba de ella. Pero este año al fin me he acordado y como me alegro.

He visto varias recetas similares, pero al final he decidido cambiarla un poco suprimiendo el extracto de vainilla ya que en mi entorno no nos gusta mucho, y también he cambiado la proporción de harina y almendra. He pensado que ya que lleva una almendra a forma de uña, quería darle un poquito más de sabor. Ésto hace que quede con una textura más suave y blandita que en cierto modo me recuerda un poco al mazapán, algo que me encanta.

Vamos a por ello.

INGREDIENTES:
250 gr. de harina
200 gr. de almendra molida
225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
175 gr. de azúcar
2 huevos (por una lado 1 huevo + 1 yema, y 1 clara por otro)
16 gr de levadura (equivale a un sobre)
1 cucharadita de sal
Almendras (preferiblemente sin sal)
Cacao en polvo


PREPARACIÓN:

Comenzamos blanqueando la mantequilla con el azúcar y le añadimos el huevo entero más una yema.
En un bol tamizamos la harina, la sal y la levadura. Añadimos la almendra molida y removemos para que se mezcle bien. Seguidamente lo integramos a la mantequilla anterior.
Amasamos hasta formar una bola. Lo haremos lo justo porque no queremos sobreamasarlo. Podemos empezar con unas varillas eléctricas y terminar con las manos o hacerlo con las manos directamente, lo que más cómodo nos resulte.

Formamos una bola y la envolvemos en film transparente. Lo meteremos en la nevera para que coja consistencia y podamos manejarlo sin problemas para dar forma a nuestros dedos de bruja.
Cuando ya haya cogido un poco de firmeza, cortaremos la bola en cuartos y mientras trabajamos con uno meteremos el resto de nuevo en la nevera.
Mi manera de hacer los dedos fue cortar rodajas de apenas un centímetro y de ahí sacar bastoncitos. Los amasé un poco para darle forma cilíndrica y después los deformé ligeramente, ya que los dedos no son perfectos y menos los de una bruja.

Con la ayuda del meñique marquéun extremo del dedo, donde se supone que va la uña. Después se pinta esa hendidura con un poco de clara de huevo y pegamos una almendra. Podemos usar almendras tanto peladas como con piel, eso va un poco al gusto. Se recomienda hacerlo con almendras sin sal, pero en mi caso no las encontré así que no me quedó más remedio que utilizar las saladas. Les da un toque diferente y especial, pero tal vez habría preferido las no saladas.
Con un palillo marcaremos las arrugas de los nudillos para darle una forma más real. Y ya lo metemos al horno precalentado a 180 ºC durante unos 15 minutos. Les echaremos un vistazo para que no se nos doren demasiados y queden secos.
Finalmente, cuando hayan enfriado y con la ayuda de un pincel, podemos pintar con un poco de chocolate en polvo para simular suciedad y darles un toque más tenebroso.
Y así de chulos quedan estos dedos perfectos para una fiesta de Halloween. En esta última foto, lo que hice fue desmigajar un bizcocho de chocolate a modo de tierra y añadir unas chuches con forma de colmillos, calaveras y lo que pretendían ser gusanos. Digo pretendían porque me recorrí todas las tiendas de chuches y no les quedaban o no tenían los gusanos de gominola, pero bueno, estos regalices desenrollados cumple su función jajaja, o al menos lo intentan.

Bueno, como esta receta fue un pelín tarde, ahora quedan menos días para volvernos a encontrar, así que hasta la semana que viene. ¡A disfrutar del jueves!

Muack!
Sofía G. Llaca