martes, 10 de julio de 2018

Bacalao dorado

¡Hola hola! Aquí estamos otro martes más, y aprovecho que este mes me he hecho un viajecito por el pais vecino para traeros una receta realmente deliciosa, aunque la verdad es que aunque esta receta es portuguesa (como no, llevando bacalao) yo la conocí en Badajoz (tierra que pise el volver de Portugal) y me ha robado el corazón, la receta y un poco también la tierra donde la comí, aunque siendo asturiana me dais sol y me enamoro de lo que sea, no soy muy exigente (jajaja). Bueno no me enrollo más, os presento una receta que se va a convertir en vuestro favorito seguro!


Ingredientes:

400 gr. de migas de bacalao salado (100 gr. por comensal)
8 huevos grandes (2 huevos por comensal)
1 cebolla grande
1 bolsa de patata paja (Esta en extremadura la encontrareis en cualquier supermercado, para el resto igual teneis que hacerla en casa)
Sal (sólo un poquito) y pimienta negra recién molida (al gusto)
Perejil/cilantro fresco recién picado (para decorar)
Aceite de oliva virgen extra (para el revuelto)

Preparación:

El nombre de Bacalhau Dourado o Dorado viene por el color amarillo intenso que proporcionan el huevo y la patata frita. Es un plato de aprovechamiento y de sobras. Lo mejor para prepararlo es comprar las migas de bacalao salado, que suelen ser los recortes de piezas más grandes de bacalao.

Primero tendremos que desalar el bacalao, para ello el pescado tienen que quedar cubierto de agua en abundancia. Los trozos grandes tardaran unas 48 horas, con cambio de agua cada 6 horas aproximadamente. Las partes más finas se desalarán durante 36 horas, con cambio de agua cada 8 horas. Los restos y el bacalao desmigado suelen desalarse primero bajo el grifo de agua fría durante 10 minutos. Luego los dejamos en remojo durante 3 horas con un cambio de agua tras 1 hora y media, con eso es suficiente.
Mientras el pescado se esté desalando debe permanecer a una temperatura entre 6º y 8º C dentro del frigorífico, ya que a temperatura ambiente puede fermentar.

Una vez desalador el bacalao empezamos con la receta en si, primero prepararemos un sofrito con el bacalao y reservamos. Mientras se prepara el sofrito vertemos las patatas paja en una fuente y rehogamos ligeramente con leche (para que ablanden)



Una vez hecho este paso mezclamos el sofrito del bacalao, las patatas paja y el huevo batido. Ahora toca remover, con fuego medio y dos cucharas de madera, suavemente durante 2-3 minutos hasta cuajar el revuelto. No mucho, que nos quede jugoso, no nos debemos pasar y las patatas deben quedar un poco crujientes.


Picamos el perejil o cilantro, yo he usado perejil porque no tenia cilantro pero si quereis preparar la verdadera receta portuguesa ponerle cilantro que los portugueses son unos enamorados del "coentro"



¡Feliz martes!



miércoles, 4 de julio de 2018

Pan de plátano vegano (Vegan Banana Bread)

Este último fin de semana tuve reunión de amigas. Llevábamos sin vernos muchos meses, demasiados, y decidimos juntarnos esta vez en mi casa a pasar el fin de semana. Les pregunté si les apetecía que les preparase algo especial para desayunar y la respuesta fue ¡BANANA BREAD!  Después de un fin de semana de excesos comiendo fuera y no cosas suaves precisamente, perfecto para mi dieta, el domingo queríamos algo healthy para compensar. Esto me daba la excusa perfecta para probar una receta nueva y si salia bien enseñárosla. Nunca había preparada un pan de plátano y estuve buscando muchas recetas. Quería algo sano pero sencillo, con ingredientes que pudiese encontrar fácilmente, así que al final cogí una receta base y cambié algunas cosas para que fuese lo más saludable posible. Así que aquí esta el resultado y os puedo asegurar que fue inmejorable. He de decir que lo que sobro se lo llevo una de mis amigas para casa y a la mañana siguiente ya no quedaban ni las migas jajaja.
¡Vamos a por ello! Ya veréis que fácil y rápido es de preparar.

INGREDIENTES:

4 plátanos maduros
1/4 de taza de aceite de coco derretido
1 chorrito de esencia de vainilla
1 y 3/4 de taza de harina de espelta (100% integral)
1/3 de taza de panela
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 taza de pepitas de chocolate negro


PREPARACIÓN:

Lo primero de todo es precalentar el horno a 180 ºC.

Ahora si, comenzamos machacando bien los plátanos. Como están maduros no nos costará mucho.
Añadimos los líquidos, es decir la esencia de vainilla y el aceite de coco que habremos derretido previamente temiéndolo unos segundos en el microondas. Integramos bien.
En un bol a parte ponemos todos los ingredientes secos menos el chocolate y mezclamos. Vamos integrando a la mezcla anterior de poco en poco para que no nos queden grumos y sea más fácil.
Una vez que tenemos la masa lista, añadimos las pepitas de chocolate y pasamos a un molde de bizcocho alargado.
Horneamos 30 minutos o hasta que al pinchar con un cuchillo éste salga limpio. Si sale un poco sucio de chocolate significará que hemos atravesado una pepita, pero lo importante es que no esté sucio de masa. Si es así, lo dejamos unos minutos más controlándolo cada poco.
Sin buscarlo hemos preparado un desayuno vegano. Nunca me había planteado este tipo de cocina, pero he de decir que por lo que llevo probado me ha gustado. No tienen que ser únicamente platos de verduras, sino que hay innumerables recetas tanto dulces como saladas y estoy segura que iré probando más. Aunque no busco tener una alimentación vegana ni mucho menos, nunca esta de más probar cosas nuevas ;)
Espero que lo probéis y os guste tanto como nos ha gustado a nosotras. Si es verdad que sabe mucho a plátano, obviamente es de plátano, pero las chispitas de chocolate le dan un toque irresistible.

Y hasta aquí este  nuevo experimento. Nos  vemos con más recetas en las próximas semanas.

Muack!
Sofía G. Llaca