martes, 15 de mayo de 2018

Espagueti a la boloñesa

¡Buenos días! No se si os seguiréis acordando de mi, hace casi un mes que no publico ninguna receta (¡casi un mes!). Pero tengo una razón, me he puesto a dieta. Pero no a dieta de que cocinas lo que quieres controlándote un poquito, si no a dieta de verdad, de nutricionista con sus menus diarios y pesando raciones. Ya era hora, así que me plante y dije que este año si que si hago la operación bikini. Y mi excusa para no haber publicado es muy simple, no me apetecía. Con el cambio de comidas no me atraía el hecho de ponerme a cocinar cosas que probablemente no pudiese comer, y los menus que tenia eran bastante aburridos. Sin embargo hoy quiero celebrar que la pasta vuelve a mi vida ¡siiii! 

Hoy os voy a enseñar como hacemos los espagueti boloñesa en mi casa, de una manera super fácil y además casi podría decirse que de dieta jajaja. Tengo otra receta de espagueti pendiente, una de mis favoritas, así que no tardaré en publicarla. Pensaba que ya la tenía aquí pero no. Os lo cuento para que no penséis que me he vuelto loca solo subiendo recetas de pasta. Intentaré no ponerla la semana que viene para no saturar, pero vendrá pronto.

Ahora voy a dejar de enrollarme y vamos con la receta

INGREDIENTES (4 personas):

400 gr. de carne picada
1/2 cebolla picada
1 pastilla de Avecrem
1 cucharada de aceite
Ajo en polvo
Perejil
Un chorrito de Brandy (o vino blanco)
Salsa de tomate casera

PREPARACIÓN:

Comenzamos picando la cebolla y la sofreímos en una sartén caliente con un poco de aceite. 

Cuando la cebolla haya cogido un poco de color, añadimos la carne picada. Con la ayuda de una cuchara de madera desmenuzamos la carne.
Añadimos las especias, es decir, desmenuzamos la pastilla de Avecrem, el ajo en polvo y el perejil. No os pongo cantidades porque esto va un poco a ojo según el gusto de cada uno.
Sellamos la carne dandole unas vueltas para que se haga homogéneamente. Una vez que haya cambiado de color le añadiremos un chorrito de Brandy o en un defecto vino blanco y dejamos que reduzca con la tapa puesta.
Una vez que tenemos la carne lista es el momento de añadirle salsa de tomate, en mi caso eran unos 350 gr., pero aquí también va al gusto, ya que hay a quienes le gusta con más salsa o con menos.
Mientras la salsa da un hervor para que se mezclen todos lo sabores bien, coceremos unos espagueti.
¡Y llegó el momento de servir! En mi caso me serví un plato pequeñito y sin queso Parmesano en polvo, pero definitivamente si pudiese le echaría bien de queso, porque me encanta y le da un toque riquísimo.
Hasta aquí la receta de hoy. Espero que os guste, y os prometo que poco a poco volveré a hacer recetas como antes, ya que ahora no estoy tan sensible con la comida que no puedo comer, al menos por ahora.
¡Nos vemos la semana que viene!

Muack!