martes, 27 de febrero de 2018

Pan de soda


¡Hola! Me presento. Si, soy Sofía, la de siempre. Pero debéis saber que soy lo peor (mejor con mayusculas, LO PEOR) haciendo cualquier masa que lleve levadura de panadería. Hago masa de pizza y no leva, hago una mona de pascua y tampoco (por eso aun no he conseguido que me salga bien para el blog), hago un pan y ya nos echamos a temblar. Seguiré trabajando en ello, pero estoy convencida que nada más tocar una masa mis manos inconscientemente asesinan a la levadura jajajaja.

Y os preguntarés cómo es que hoy viene con una receta de pan. Pues sencillo, ¡porque no lleva levadura! Al fin he conseguido hacer mi primer pan, y todo gracias a Gordon Ramsay. Resulta que el otro día me puse en bucle a ver Canal Cocina y di con ésta receta. ME pareció tan sencilla que probé a hacerla y éste fue el resultado

INGREDIENTES:

350 gr. de harina de fuerza
150 gr. de harina integral
1 1/2 de bicarbonato
1 cucharadita de sal 
1 cucharadita de azúcar
450 ml de buttermilk (podéis ver la receta aquí)

PREPARACIÓN:

Comenzamos precalentando el horno a 200 ºC

Ahora en un bol grande mezclamos todos los ingredientes secos. No hace falta tamizarlos.
A continuación añadimos la mitad del buttermilk e integramos. Cuando ya lo tengamos añadimos la otra mitad y amasamos en el bol hasta que se nos forme una masa bastante pegajosa. Si veis que es demasiado pegajosa podéis añadir un poco más de harina, pero de todos modos no os preocupéis porque es así.
Enharinamos un poco la superficie de trabajo y ponemos encima la masa. espolvoreamos un poco de harina por encima y formamos una bola. No tenemos que amasarlo demasiado, lo justo para hacer la bola.
Para hornearlo le tenemos que hacer, con la ayuda de un cuchillo de sierra para que sea más sencillo, una cruz en la parte superior. Esto ayudará a que se cueza mejor la masa
Lo pasamos a una bandeja de horno con un poco de harina y horneamos unos 30-35 minutos. Por ejemplo, en mi horno fueron necesarios 33 minutos. Hay que estar un poco atentos. Podéis hacer el truco del almendruco que se hace en repostería, que es pinchar a ver si el pincho sale limpio. Si es así es que el pan está listo.
No me diréis que no quedo bonito. A mi me tienen enamorada jajaja. Aun no me puedo creer que a mi y mis manazas nos haya salido bien hacer pan. Eso si, que no requiere ni levadura ni mucho amasado. Queda una costra crujiente, aunque yo vivo en la costa de Asturias y con la humedad es difícil que permanezca mucho tiempo así, y una miga densa que me recuerda al pan de pueblo. Sin lugar a dudas es un pan con carácter.
Contadme, ¿vosotros tenéis algún punto flojo? Como yo y mi guerra abierta con la levadura de panadería, en donde siempre sale ella ganando... Hasta hoy!
Con mi pequeña victoria aquí inmortalizada me despido más feliz que nunca. Que bien sabe vencer el miedo a hacer pan. Espero seguir haciéndolo y que con mis pruebas no me desanime. Desde luego seréis testigos de mi próximo triunfo en este terreno. O al menos eso espero jajaja

Nos vemos en la próxima receta o por las redes sociales ;)

Muack!