martes, 13 de febrero de 2018

Mousse de Toblerone

Y así, de repente, ya estamos en San Valentín. ¿A alguien más le ha pasado este mes y medio de 2018 volando? Para mi desde luego ha sido un visto y no visto.

Parece que fue ayer cuando estaba en pleno atracón de turrones, pero ya paso directamente a las recetas románticas. Y para mi un postre romántico lleva incorporado la palabra chocolate. Me puse a pensar en recetas que fuesen un poco más especiales y que fuesen de chocolate y me acordé de que llevaba tiempo con ganas de hacer un mousse, así que aproveche la ocasión. En este caso es un mousse de Toblerone, pero bien podría ser de chocolate normal.

Ya veréis que es super sencillo de hacer y con ingredientes muy normales. Lo único que se necesita es un buen brazo para incorporar los ingredientes y que nos quede un mousse esponjoso. Vamos a ello.

INGREDIENTES
2 Toblerone (200gr.)
200 gr. de chocolate de cobertura
100 gr. de mantequilla
100 gr. de azúcar glas
6 claras
5 yemas

PREPARACIÓN

Comenzamos troceando el chocolate y fundiéndolo a baño María. 
Cuando ya lo tengamos casi fundido del todo añadimos la mantequilla.
Separamos las claras de las yemas (son 6 huevos menos una yema). Reservamos las claras en la nevera, y las yemas las batimos para añadírselas a la mezcla de chocolate y mantequilla y batimos enérgicamente. Nos quedara una crema de chocolate muy brillante. Separamos del fuego.
Sacamos las claras de la nevera y con una batidora las montamos. Primero a potencia media y vamos subiendo hasta máxima potencia. Cuando están ya medio montadas añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Cuando nos salgan picos estará listo. Si nos atrevemos volteamos el bol y veremos que el merengue no se cae.
Ahora llega el momento de la verdad, donde reside la magia del mousse. Primero cogemos un poco de merengue y lo integramos con el chocolate con movimiento envolventes.
Cuando ya lo tenemos integrado, pasamos la mezcla al bol donde tenemos el merengue y con mucho cuidado, paciencia y movimiento de muñeca seguimos integrando con movimientos envolventes. Es inevitable que perdamos un poco del aire que tienen las claras, pero es importante que lo hagamos con cuidado para no perderlo todo.
Ya solo nos queda pasarlo a los recipiente que hayamos escogido para la presentación y reservarlo en la nevera de un día para otro para que enfríe bien y coja consistencia.
A la hora de la presentación podemos añadirle un poco de nata montada para que quede más bonito, o un poco de Toblerone triturado, crocanti... lo que queramos.
Hoy estamos en vísperas de San Valentín, así que es el momento perfecto para prepararlo y tenerlo listo para mañana, ya que hay que dejarlo en la nevera unas cuantas horas.

Y solo quedaría hincarle el diente. A no ser que queráis hacerles unas fotos bonitas como yo y volverlos locos con flores, romanticismo, revolver toda la casa a ver que encontrais que de un ambiente amoroso... Vamos una locura. Al final saqué tantas fotos que no me se decidir por cual usar, así que probablemente me vuelva loca llenando el Instagram (que por si no lo sabéis nuestro usuario es @sugarwithlemon) de fotos "moñas" jajajaja
Espero que disfrutéis del día de los enamorados y os animéis por hacer este postre taaaaan rico. Y si no lo celebráis simplemente daros un homenaje y prepararlo para vosotros o para vuestros amigos y familiares. No tiene por que ser San Valentín para disfrutar de estas cosas. El día del amor son todos los días ;)

¡Feliz semana!
Muack!