martes, 16 de enero de 2018

Ensalada templada de pollo y champiñones

Después de los excesos de Navidad parece que estamos todos buscando recetas un poco más sanas y si son sencillas de preparar mejor. Con esa intención vengo yo hoy, que supongo que me dure hasta la próxima tarta que quiera hacer jajaja, pero por ahora vamos a por un poco de comidita sana.

Este mes lo tengo repleto de viajes y comidas fuera de casa. Hace una semana y media me fui a Vigo con unos amigos, como os conté en el anterior post, y mañana vuelvo a coger la maleta y me voy a Madrid unos días. Así que además este "plan healthy" me viene muy bien mientras estoy en casa, porque sino terminaré enero rodando.

Bueno y que no me entretengo más porque parece que estoy dandole vueltas todo el rato a lo mismo sin ir a la receta, que es una ensalada que esta buenísima. Yo no soy muy fan de lo verde, así que darle un toque distinto hace que me apetezca un poco más. 

Nunca había añadido champiñones a una ensalada, así que es lo que voy a hacer. Allá vamos.

INGREDIENTES (2 personas):

1 bolsa de mezcla de lechugas, la que más os guste
1 pechuga de pollo en filetes
1 lata de champiñones
1 huevo duro
cebolla
tomates cherry
sal, aceite y vinagre (el que más os guste)

PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando la parte templada de la ensalada, es decir la pechuga y los champiñones.

Salpimentamos la pechuga al gusto. A mi me gusta echarle un poco de sal, ajo en polvo y perejil. Y hacemos los filetes a la plancha.

En otra sartén preparamos los champiñones, que en realidad yo no hago nada más que calentarlos. Normalmente utilizo los laminados de lata, pero esta vez los cogí enteros y los partí a la mitad.

Estos dos pasos podemos hacerlos en la misma sartén, ya que en realidad después juntaremos los dos sabores y así manchamos menos.

En un bol echamos la lechuga, un huevo duro cortado en gajos o como más nos guste, un poco de cebolla y los tomates cherry, cortados a la mitad o enteros. 

Troceamos el pollo y se lo añadimos a la ensalada junto con los champiñones.

Aliñamos la ensalada al gusto y ya la tenemos lista.
¿Habéis visto que plato más sencillo y completo? Si os soy sincera, una ensalada no es algo que me suela apetecer, pero menos en invierno. Soy más de platos calentitos, así que dándole ese toque templado es una manera en la que en esta época del año pueda comerme una ensalada. 

He de admitir que está muy buena, pero de todos modos os voy a dar un tip. Como vengo diciendo no soy muy de ensaladas, pero recientemente he probado a añadirles una cucharada de guacamole, un guacamole sencillo de aguacate machacado, sal y limón, y le da un giro que si te gusta el aguacate te va a mejorar muchísimo una ensalada ;)

Espero que os haya gustado esta receta y que además os sirva mi mini consejo del aguacate.

Nos vemos la próxima semana, aunque no se si llegaré a tiempo para publicar una receta el martes, lo más probable es que no, pero a lo largo de la semana la tendréis.
¡Hasta la semana que viene!

Muack!
Sofía G. Llaca