martes, 30 de enero de 2018

Cookies de chocolate blanco y arándanos

¡Buenos días de martes! Esta semana si que si publicamos a tiempo. ¡Yujuuu! Vamos volviendo poco a poco a la normalidad, y lo que nos ha costado...

Sabéis que hace un par de semanas pase unos días por Madrid, y cuando estoy allí no puedo evitar ir al Starbucks. Si... con la de sitios bonitos a los que ir y con la de cafeterías que hay, yo tengo que ir a Starbucks. Se me hace ya tradición, porque además de que el sitio me gusta mucho, no tengo muchas oportunidades de ir ya que no tengo ninguno cerca. Bueno, algún día abrirán el primero de Asturias en Oviedo, pero al paso que vamos yo ya ni viviré aquí para verlo abierto jajajaja.

Bueno a lo que iba. Fui a Madrid, me pase por un Starbucks y.... ¡probé una cookie deliciosa! Suelo ser una incondicional del muffin de arándanos, pero no tenia mucha hambre y me apeteció probar unas mini cookies que tenían de chocolate blanco y arándanos. ¿Cuál fue mi sorpresa? que estaban de muerte. Así que en ese momento decidí que tenia que hacerlas en casa nada más llegar, y eso hice. Así que hoy os traigo esta receta de cookies que no os podéis perder.

INGREDIENTES:

250 gr. de harina
200 gr. de azúcar moreno
85 gr. de mantequilla pomada
1 huevo
1/2 cucharadita de levadura seca (tipo Royal)
1/2 cucharadita de bicarbonato
Una pizca de sal
150 gr. de chocolate blanco
60 gr. de arándanos deshidratados

PREPARACIÓN:

Comenzamos blanqueando la mantequilla con el azúcar. Esto es hacer una especie de crema con ello. Después añadimos el huevo y lo integramos en la crema.

En un bol a parte juntamos todos los ingredientes secos (harina, levadura, bicarbonato y sal) para tamizarlos y que se repartan de una manera homogénea. Se lo añadimos a la mezcla anterior hasta que nos quede una masa suave y densa.

Añadimos el chocolate blanco troceado en pequeños trocitos y los arándanos.

Ahora nos podemos ayudar con una cuchara de servir helado para formar bolitas. Depende del tamaño de la cuchara serán mas grandes o más pequeñas, pero siempre nos saldrán del mismo tamaño. En mi caso son más bien pequeñas, así que tardarán menos en el horno.

Con el horno precalentado a 180 ºC metemos las cookies hasta que se empiecen a dorar. Yo las tuve unos 10 minutos aproximadamente, pero siempre pendiente de ellas. Las sacamos cuando estén y las dejamos enfriar en una rejilla.
Quedan blanditas, como a mi me gustan, y además aguantan muy bien (si no las devoráis rápidamente). Metidas en una lata podéis tenerlas perfectas por una semana.

Como podéis ver, las fotos de esta semana no son gran cosa. No me digáis por qué, pero esta vez no estaba yo muy católica con la cámara, debemos de estar un poco enfadadas porque la inmensa mayoría me salieron fatal, vamos que fueron directamente a la papelera. He podido salvar dos fotos y tampoco es que sean para dar palmas. Pero lo importante es que veáis el aspecto que tienen, que dan ganas de meterles un mordisco jajaja

Espero que os guste mucho la receta de esta semana, que después de tanto tiempo sin una receta dulce ya era hora. Nada mejor para acabar el primer mes del año ¿no?
Nos vemos en Febrero, que vendrá alguna receta especial para celebrar el mes más romántico del año.

¡Hasta la semana que viene! :D

Muack!
Sofía G. Llaca