martes, 24 de octubre de 2017

Cómo tostar avellanas

Hace unas semanas me regalaron una bolsa enorme de avellanas, ya que en Infiesto (un pueblo de Asturias) se celebra todos los otoños el Festival de la Avellana. Durante este festival se hace un mercado tradicional, exposición de artesanía, campeonato de bolos, música en directo... Varias actividades, pero se caracteriza porque los cosecheros de la zona venden las avellanas recolectadas. Por ejemplo, en esta edición, según he leído en prensa, 83 cosecheros vendieron unos 6.200 kilos de fruto. Sí sí, una barbaridad pero es que realmente están buenísimas.

Yo nunca había tostado en casa ningún tipo de fruto, pero ya que este año salí con las manos cargadas, no podía no intentarlo al menos. Así que me puse, bueno mi madre y yo nos pusimos manos a la obra. Aprovechamos ese momento de la noche en la que ves tus series favoritas para pelar avellanas. Que oye, ya te digo que a mi se me da francamente mal. Bueno también puede que fuese porque no teníamos las herramientas necesarias, es decir, un cascador de frutos secos. No es que sea nada extraño pero como no solemos necesitarlo.

Bueno, a lo que iba, así es como lo hicimos:

Primero pelamos las avellanas y las extendimos sobre una bandeja de horno.
Con el horno precalentado a 180 ºC, metimos las avellanas durante unos 15 minutos. Moviendo de vez en cuando las bandeja para que se tostasen por todas partes igual. Esto también es bueno para ir vigilándolas, ya que puede que según el tamaño necesitemos más o menos tiempo. 
 Una vez las sacamos las pasamos a un paño limpio y hacemos un saquito con ellas.
 Le damos unos meneos frotándolas unas con otras para quitarles la piel. Tal vez no todas se pelen o quede alguna a medio pelar, pero podemos hacerlo después con las manos. Posiblemente la piel se desprenda nada más tocarlas.
 Y ya las tenemos listas para comerlas así tal cual, o para utilizarlas en alguna receta.
 Es sencillo, ¿verdad? Además tengo que decir que están buenísimas y tienen un sabor muy intenso.

¿Os animáis a tostar a partir de ahora vuestras avellanas? Yo desde luego que si. Tal vez no siempre que las utilice porque llevan su tiempo y no siempre las hay en las tiendas, pero de vez en cuando estoy segurísima que sí :)

 ¡Feliz martes!