jueves, 19 de octubre de 2017

Bizcocho de chocolate blanco y moras

¡Buenos días! Menuda semanita, no he parado y no he podido subir la receta a tiempo :(

Durante esta semana de locos tras el puente, he ido sacando ratitos para hacer un bizcocho delicioso. Un día a la compra, el siguiente la receta, otro las fotos... Así, poco a poco se me pasaban los días hasta hoy, que al fin he podido desayunarlo y decir 100% segura que está buenísimo y puedo compartirlo con vosotros.

Voy rápidamente al lio, porque para seros sincera no estoy muy inspirada y no me quiero poner a hablar como una loca sin decir nada. Así que aquí os dejo la receta.

INGREDIENTES:



200 gr. de harina
150 gr. de mantequilla
150 gr. de azúcar
150 gr. de chocolate blanco
4 huevos
8 gr. de levadura química
150 gr. de moras
Una pizca de sal


PREPARACIÓN:

Derretiremos el chocolate blanco y la mantequilla. Podemos hacerlo en el microondas a baja potencia durante periodos cortos de tiempo y removiendo entre cada uno de ellos, o al baño María. Dejamos que atempere un poco porque después se lo añadiremos a los huevos y no queremos que nos salga una tortilla. Bueno es un poco exagerado, pero más vale prevenir jajaja

En un bol batimos los huevos junto con el azúcar hasta que espume. Si lo hacemos con una batidora de varillas eléctrica será más rápido y sencillo.

Ahora añadimos a los huevos con azúcar la mezcla del chocolate que hicimos antes.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la pizca de sal y lo integramos en la masa.

Por último añadimos las moras. Un truco cuando añadamos frutas o cualquier tipo de tropezón a un bizcocho es echarle primero un poco de harina para que nos quede repartido por toda la masa y no vaya directamente hacia el fondo. Y otra cosa que hice, fue partir las moras a la mitad porque eran gigantescas y queria tener más para que nos encontrásemos más mientras lo comemos.

Con el horno precalentado a 180ºC horneamos el bizcocho durante unos 45-50 minutos. Tenemos que estar pendientes, ya sabemos que cada horno va por libre, y comprobar la cocción un un cuchillo, un alfiler de tejer (de esos largos y un poco gorditos) o lo que usemos cada uno en estos casos. Si sale limpio es que está perfecto y si no tendremos que dejarlo en el horno unos minutos más.
Decoramos con unas moras y un poco de azúcar glas, o no decoramos si no queremos, y listo para degustarlo.
El resultado es un bizcocho super esponjoso y sabroso, perfecto para la merienda o el desayuno. Hace varios años recuerdo que fui a una cafetería donde me pusieron una porción de bizcocho de chocolate blanco y me encantó. A raiz de ello tenia mogollón de ganas de hacerlo pero nunca me acordaba. Al fin me he decidido y lo he combinado con moras porque me parece que queda delicioso. ¿Qué os parece? Estoy segura de que si os animáis a probarlo os encantará, y si no sois muy fans de las moras, simplemente quitárselas, que seguirá siendo un bizcocho para chuparse los dedos :)
Así que con esta porción me despido por hoy y hasta la semana que viene.
Muack!!