miércoles, 19 de julio de 2017

Baklava de pistachos y limón

¡Buenas! Aquí estamos una semana más, aunque un pelín tarde ya que ayer no pudimos subir la receta. Pero la espera me parece que ha sido buena porque os traemos una baklava para chuparse los dedos. 

Hace meses, cuando preparé los "dofres" con sirope de limón (receta aquí), me sobró bastante sirope y estuve buscando que hacer con ello. Y he encontrado la receta perfecta, pero mientras tanto conservé el sirope en un recipiente hermético de cristal en la nevera. Bueno pues resulta que un día viendo uno de los programas de Gordon Ramsay en Canal Cocina, hizo esta baklava y a mi se me encendió la bombilla. El problema que tuve fue que la masa filo no la venden en ninguno de los supermercados de donde vivo, así que hasta que no fui un día por Mercadona (allí lo encontráis seguro) no he podido ponerme manos a la obra.

Es una receta muy sencilla y que necesita muy pocos ingredientes, lo único un poco especial es las hojas de masa filo. Por otra parte, yo he hecho la mitad de la cantidad que manda la receta original que podéis encontrar en la página de Canal Cocina. No quería que me saliese gigante y además con un solo paquete de masa filo fue suficiente, porque partí las hojas a la mitad y así tuve para unas 20 capas.


INGREDIENTES:
1 paquete de masa filo (unas 8-10 hojas)
150 gr de pistachos sin sal
50 gr. de azúcar
Ralladura de 1 limón
50 gr. de mantequilla derretida
Sirope de limón 



PREPARACIÓN

Comenzamos pelando los pistachos y triturándolos. Les añadimos la ralladura de limón y el azúcar.

Cortamos, si nos hace falta, las hojas de masa filo para que se ajusten a nuestro molde, que si es rectangular nos resultará mucho más cómodo.

Ahora toca la tarea repetitiva. Untamos el fondo del molde con la mantequilla derretida y colocamos la primera capa de masa filo. Espolvoreamos la mezcla de ingredientes secos (una capa finita) y colocamos otra hoja de masa filo. Pintamos con mantequilla y volvemos a empezar. Al final es mantequilla - masa filo - pistachos con limón y azúcar. Así una y otra vez hasta que se nos acaben los ingredientes, terminando con una hoja de masa filo pintada con mantequilla. 

Ya nos queda la parte maaaaaaas difícil de todas, y no va con ironía. Toca cortar la baklava en rectángulos, que es la forma tradicional. Digo que es la más dificil porque la hoja de masa filo impregnada con mantequilla no para de moverse y si la sujetas se  te pega a los dedos. Así que hay que ser muy cuidadoso para intentar no destrozarla.

La metemos unos 15 minutos en el horno precalentado a 180 ºC. No juzguéis mucho el mío porque me despiste y estuvo 18 minutos :S

Cuando sacamos nuestra baklava ya dorada la impregnamos con el sirope para que lo absorba bien y no sea muy seca.

Para hacer el sirope podéis usar la receta que hicimos para acompañar los "dofres" (pincha aquí) o la receta de Gordon Ramsay (pincha aquí). Acordaros de hacer la mitad de las cantidades.

¿Qué os parece? Es una receta muy sencilla y entretenida yo creo.

Ahora toca esperar un poquito para no abrasarnos y poder comernos un trocito, o unos cuantos ;)

Feliz semana, ya estamos a la mitad y no queda nada para disfrutar del finde.


 Muack :)