martes, 27 de junio de 2017

Reto Alfabeto Dulce XX: Cheesecake de dulce de leche y melocotón

¡Buenas! Hoy tenemos receta del Reto Alfabeto Dulce aunque la publicamos un poco más tarde. Entre que la semana pasada publicamos dos y que he estado de viaje, se me hacia mucho lío. Pero lo importante es que está aquí.

Este mes de junio los ingredientes para el reto eran las obleas y el melocotón. Así que para hacer este cheesecake hemos usado las obleas como base y el melocotón para decorar, porque no soy muy fan de la fruta en los postres, así que por si acaso la puse encima y si eso poder comerlo a parte o apartarlo. Si alguno sois como yo, me entenderéis ;)

Estos ingredientes tan ricos los escogieron Irene de Saboreando Ideas yLaura de Pastelén.

INGREDIENTES

Para la base:
Obleas
Dulce de leche

Para el cheesecake:
500 gr de crema de queso (tipo Philadelphia)
100 gr. de azúcar
250 gr. de dulce de leche
200 ml de nata (35% materia grasa)

Decoración:
Melocotón en almíbar

PREPARACIÓN:

Comenzamos con la base. En un molde desmoldable empezamos colocando una oblea y la cubrimos con una fina capa de dulce de leche. Ponemos otra oblea encima y volvemos a cubrir con dulce de leche. Repetimos el proceso hasta que nos quede del grosor deseado. En mi caso utilicé 4 obleas.


Ahora para el cheesecake empezamos batiendo el queso, recién sacado de la nevera, hasta que se ablande y así se integren mejor el resto de los ingredientes. 

Añadimos el dulce de leche y el azúcar y batimos lo justo hasta que se integren y la crema tenga un color marrón clarito. Añadimos la nata, que tiene que estar bien fría, y batimos un par de minutos a velocidad alta, así lograremos que se monte un poco la nata y nos quede más cremoso. 

En este momento podemos añadir trocitos de melocotón. Pasamos la crema al molde procurando que no queden burbujas y aplanamos la superficie. Dejamos enfriar en la nevera unas cuatro de horas mínimo o hasta el día siguiente.  


Desmoldamos y aplanamos el borde para que quede más homogéneo. Cortamos unas laminas o gajos de melocotón, lo que prefiramos en el momento, y decoramos el cheesecake. Podemos también decorar con un poco de dulce de leche por encima.

Lo metemos mejor de un día para otro en la nevera y lo tenemos.

Yo, si os digo la verdad la lié parda. La preparé el día antes, pero con el calor que hacia ese día, el trayecto en coche y que después sin saberlo la metí en una nevera que estaba baja de temperatura, se me deshizo mogollón. Pero al final, la volví a tomar de postre por la noche, después de haberla metido en el congelador, y estaba brutal, parecía una tarta helada.


¿Os animáis a prepararla estos días de calor? Lo mejor es que no necesita horno y se hace super rápido. Bueno y que esta buenísima, no he recibido más que mmm! y que ricos!

¡Feliz martes a todos! ;)