sábado, 25 de marzo de 2017

Reto Alfabeto dulce XVII: Helado de yogur con galleta y sirope de mandarina


¡Hola hola! ¡He vuelto! Como sabéis llevo el último medio año embarcada y alejada de mis amados fogones, aunque Sofia los ha cuidado de maravilla.  

Cuando se escogieron los ingredientes yo estaba por Luisiana, navegando por el Missisippi y pasando un montón de calor (chincha rabiña que yo este año no he tenido invierno y no podía pasar sin decirlo). De aquella ya suponíamos que yo estaría aquí en la fecha del reto así que me puse a pensar recetas y claro a 26 graditos lo que más me apetecía era un rico helado; lo que no contaba es que al volver a Invernalia estaría granizando.... Aun así me había quedado con las ganas del helado y ademas después de tantos meses lejos me sentía un poco oxidada y tampoco me apetecía arriesgarme con algo muy complicado. Y menos  mal que no me metí en camisa de once varas, porque al final la lié gorda jajaaja cuando ya tenia la receta hecha y estaba recogiendo todo, se me calló el bol donde había vertido el sirope y he manchado hasta las cortinas, al final me he pasado más tiempo limpiando que cocinando xD. Pero bueno que no me enrollo más y os dejo con mi heladito.

Helado de yogur

Ingredientes:

4 yogures griegos
30g de miel
1 cucharada de extracto de vainilla

Preparación:

Vertemos los yogures sacando el exceso de suero si lo tuviesen, la miel y la cucharada de vainilla en un bol y mezclamos. Removemos con unas varillas hasta obtener una crema ligera y homogénea. 

Para hacer este helado a mano debemos remover cada cierto tiempo la mezcla ya en el congelador. Sino simplemente verterlo en la heladora y dejar que se haga durante unos 20 minutos. Una vez listo lo tapamos con papel de horno y cerramos bien el tuper.

Sirope de mandarina

Ingredientes:

4 mandarinas.
6 cucharadas de azúcar
Un chorrito de limón
Un chorrito de agua
Una cucharada de maicena

Preparación:

Pelamos las mandarinas con cuidado de quitarle todos los hilitos blancos que se quedan en los gajos, porque sino amargará (salvo que ese sea el efecto que buscáis claro esta). Una vez pelados, se ponen en un cazo con el agua, el azúcar y un chorrito de limón y se le da un hervor. Una vez hervido, lo batimos para crear una salsa homogénea y después lo pasamos por un colador de malla fina para evitar que queden restos de piel. Hecho esto volvemos a cocerlo añadiendo ahora la maicena para que engorde, lo cocéis hasta conseguir la textura de sirope.

Una vez que tenemos el helado y el sirope hecho solo queda servirlo. En un vaso ponemos la galleta (previamente molida) el helado y cubrimos con el sirope. Y ya solo queda mi paso preferido ¡Comérnoslo!



¡Feliz sábado!