martes, 3 de enero de 2017

Salmón Wellington

¡Primer martes del 2017! ¿Qué tal ha sido vuestra entrada en el año nuevo? Espero que genial y que tengáis muchos buenos propósitos para este año, que os motiven y alcancéis vuestras metas. Nosotras queremos seguir aquí un año más como un reloj cada semana y esperamos cumplirlo lo mejor posible y con las mejores recetas que hagamos :D

Y para empezar fuerte el año tenemos una super receta, lo que cenamos en mi casa para nochevieja. No lo habíamos probado nunca pero llevábamos tiempo con ello en mente y fue la excusa perfecta porque parece un plato de lo más elaborado y diferente pero no deja de ser super sencillo de hacer. Este salmón Wellington es una versión del solomillo Wellington, que trata de un solomillo cubierto de paté y envuelto en hojaldre. Se dice, entre otras teorías, que su origen viene gracias al primer duque de Wellington, Arthur Wellesley, que tras la victoria ante Napoleón Bonaparte en la batalla de Waterloo éste exigía que se sirviese el plato en todas la cenas en las que tuviese invitado. Por su parte los franceses no aceptaron dicho nombre ya que contaban con el boeuf en croûte o solomillo en costra u hojaldre. 

En el blog ya tenemos nuestra propia versión del solomillo en hojaldre y nos encanta, pero ahora añadiremos esta receta a la lista de imprescindibles. Aquí os la dejo:

INGREDIENTES (4 personas):
4 lomos de salmón sin piel
2 láminas de hojaldre
300 gr. de espinacas frescas
1 puerro grande
1 diente de ajo picado
250 gr. de queso de untar
1/4 de taza de vino blanco
1 huevo
Sal y aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Comenzamos lavando el salmón y lo secamos con papel de cocina para quitar el exceso de agua. Si notamos alguna espina, como son largas, la podemos quitar para después encontrarnos las mínimas posibles.  Lo salamos al gusto y reservamos.

Pasamos a preparar los vegetales. Picamos el ajo y cortamos el puerro en juliana.

En una sartén grande echamos un chorro de aceite y pochamos el puerro con el ajo. Una vez pochado añadimos el vino y lo dejamos reducir.


Añadimos las espinacas a la sartén. Reducirán mucho de tamaño al perder todo el agua. Una vez reducidas las espinacas, es el momento de añadir el queso en crema. Dejamos que se derrita mientras lo revolvemos para que se integre con el resto de los ingredientes. Cuando tengamos una pasta lo quitamos del fuego y lo dejamos reposar un poco para que no esté muy caliente a la hora de montar la receta.


Extendemos el hojaldre y lo cortamos de manera que nos dé para envolver los lomos de salmón. En mi caso corte las láminas por la mitad. Sobre una porción de hojaldre ponemos un par de cucharadas de la mezcla de queso con los vegetales y colocamos encima un lomo de salmón poniendo la parte donde estaba la piel hacia arriba. Cerramos el hojaldre ayudándonos con el huevo batido para que quede bien sellado y lo colocamos en la bandeja del horno con los cierres del hojaldre hacia abajo. Repetimos el proceso con los demás lomos.


Cuando ya tenemos todos nuestros paquetitos, les hacemos unas marcas con el cuchillo para que no se hinche el hojaldre en el horno y los pintamos con el huevo batido.


Horneamos, con el horno precalentado, a 180ºC durante unos 20 minutos. Tendremos unos paquetitos de hojaldre dorado muy apetecible. Pero lo mejor nos espera en el interior.


¿No os entran unas ganas horribles de probarlo? Es genial para las comidas familiares o con amigos porque puedes dejarlo preparado y un ratín antes de comer o durante los entremeses o el primer plato lo metes al horno y lo tienes perfecto para sacarlo y directo a la mesa.

Espero que os animéis a probarlo y ya sabéis que cualquier receta que preparéis nos encantaría verla, nos podéis etiquetar en vuestras fotos, tenéis nuestras redes sociales arriba a la derecha, bajo la cabecera del blog. Y si queréis también nos las podéis mandar por correo a la siguiente dirección blogazucarylimon@gmail.com. Bueno nos podéis mandar fotos de vuestros platos o lo que os apetezca ;)


¡Feliz comienzo del año!