sábado, 31 de diciembre de 2016

Despedida al 2016. Polvorones

¡Ya se nos acaba del 2016!

Hoy ya toca comerse las uvas y recapitular todo lo que nos ha traído, bueno y malo, este año que se acaba. Bueno... en realidad, vale más recordar las cosas buenas, que son las que nos dan felicidad y las que merecen la pena ser recordadas siempre. Las personas que nos alegran los días, las aventuras que nos ha regalado este año, los lugares nuevos que hemos podido conocer, las recetas que nos sacaron una sonrisa a nosotros y a aquellos con los que las compartimos... muchas grandes cosas que recordar.

Por otra parte, también, este cambio de año nos hace soñar con todo lo que está por venir, eso si que es emocionante. Vienen 365 páginas en blanco para poder llenarlas de más recuerdos y anécdotas. 

Antes de despedir el año, queremos compartir una última receta. Seguimos con la temática Navideña, y aun seguiremos con ella, porque aun nos quedan unos días para seguir inmersos en este ambiente lleno de luces, villancicos, sonrisas, reuniones, etc. 

Seguro que a los Reyes Magos les encantará probar estos polvorones y les dará fuerzas para seguir su camino repartiendo regalos. No os olvidéis de dejarles unos cuantos, que he oido que son muy golosos. Aquí os dejo la receta, tenemos una semana para ponerla en práctica ;)

INGREDIENTES:


65 gr. de almendra molida
250 gr de azúcar glas
500 gr. de harina
250 gr. de manteca de cerdo
1 cucharadita de canela
Azúcar glas para espolvorear



PREPARACIÓN:

Comenzamos precalentando el horno a 150 ºC.

En un recipiente amplio y apto para horno, tamizamos la harina y mezclamos junto a la almendra molida. Lo llevaremos al horno unos 20 minutos, revolviendo de vez en cuando. Una vez pasado el tiempo de horneado, lo dejamos enfriar para poder seguir con la receta.



Ya tenemos la mezcla de harina y almendra fría, o al menos atemperada, por lo que añadimos la manteca, el azúcar y la canela (ésta última es opcional). Lo amasamos solamente hasta que tengamos una masa homogénea. Esto es muy importante, porque si manipulamos la masa más de lo debido, nuestros polvorones se convertirán en unas galletas finas, como si fuesen tejas. Consejo basado en la experiencia, eso si, espachurrados o no por la bandeja del horno seguían estando ricos.

Estiramos la masa con un grosor de al menos un centímetro y con la ayuda de un corta pastas damos forma a nuestros polvorones.


Una vez toda la masa cortada, y con el horno precalentado a 200 ºC, cocemos los polvorones durante unos 8 minutos y después 5 minutos más solo con calor por arriba. Hay que tener un ojo puesto en el horno, ya que se queman con facilidad, una vez que estén un poco dorados estarán listos para salir.


Los dejamos enfriar antes de espolvorearlos con azúcar glas.

Como idea de presentación, o para regalarlos, los podéis envolver en papel de seda, como en la foto o con forma de caramelo.


Y hasta aquí el último post del año. Esperamos que paséis una noche de lo más agradable y feliz, lo celebréis por todo lo alto y que este año 2016 os haya dejado un buen sabor de boca.


Desde algún punto entre Japón y Chile y un rinconcito de Asturias os deseamos un próspero año 2017 :D