martes, 22 de noviembre de 2016

Higado encebollado

¡Buenos días! Estaréis viendo el título de ésta receta y estoy segura de que más de uno se ha echado para atrás. El hígado no tiene muchos adeptos, pero bien hecho puede ser un manjar de dioses. Eso si, si queréis que lo prueben los más pequeños de la casa vale más que les digáis que es simplemente carne.

Os dejo aquí una receta que en mi casa es uno de los platos estrella y que nos encanta a todos sin excepción, y aunque suene raro a mi hermano y a mi nos gusta desde siempre, y eso que somos uno especialitos a la hora de comer... Esperamos que os animéis y descubráis que también os gusta ya que al fin y al cabo es una receta bastante fácil. Lo más importante es que el hígado esté fresco, así que preguntarle a vuestro carnicero y si no os parece que este brillante es mejor que esperéis a la próxima vez que lo tengan.

Empecemos con la receta.

Ingredientes:

- Hígado (unos 100 gr. espléndidos por persona)
- Ajo en polvo
- Sal
- Aceite
- Cebolla
- Pimentón dulce


Preparación:

Comenzamos cortando el hígado en taquitos pequeños, si no también podemos pedírselo a nuestro carnicero, pero en mi casa siempre acabamos cortándolos un poco más porque nos gusta bastante pequeño.

Con el hígado en un bol lo salamos, le echamos ajo en polvo y revolvemos. Lo que suelo hacer es hacer como una capita fina de sal y ajo sobre el  hígado, por eso no os doy cantidades, va al gusto. Cuando lo revolvamos veremos que cambian un poco de color, se vuelve más claro. Esto es completamente normal.



Por otra parte picamos la cebolla en trocitos también pequeños y lo dejamos hacerse con un buen chorro de aceite. Cuando veamos que esta un poco doradito le añadimos el pimentón. En este caso que eran unos 500 gr. de hígado eche media cucharada. Lo revolvemos rápidamente para que no se nos queme ya que daría un sabor horrible.



A continuación añadimos el hígado y lo dejamos hacer a fuego lento tapado con la tapa (valga la redundancia) de la sartén. Cuando veamos que tiene un color marroncito ya estará hecho. Si no también podemos comprobarlo partiendo un trocito y viendo que esta bien por dentro.

Lo podemos acompañar con patatas cortadas en cubitos o como a mi mas me gusta, con arroz blanco.


Espero que os guste la receta y os acerque un poquito más a este ingrediente, que aunque no es del gusto de todos nunca viene mal probar cosas nuevas.

¡Feliz martes a todos!