martes, 15 de noviembre de 2016

Cookies de chocolate con pepitas de chocolate blanco.

¡Buenaas! Este fin de semana era finde de partido en casa. Yo no soy muy de deportes, pero cada vez que puedo voy a ver a los chicos del Crossover, el equipo local de baloncesto en el que juegan algunos amigos. Ya el año pasado los mimé de vez en cuando llevándoles sorpresillas después de los partidos, así tanto si ganaban como si perdían podían celebrarlo o alegrarse un poquito después del duro trabajo. Y parece que les gustó, porque ya en el primer partido de esta temporada se acercó uno de ellos para preguntarme si les traía algo, y por desgracia no era así. ¿Cómo no se me ocurrió llevarles unas galletas en el primer partido? Yo que soy una de sus mayores fans.... Eso tenia que arreglarlo, así que como este fin de semana volvía a jugar en casa y además presentaban la nueva equipación tenia que sorprenderles. Y ya os digo que fue una buena idea, debían de olerlas desde la cancha, porque hicieron un super partido, ¡¡ganaron 62-26!! 

Así que aquí os traigo las cookies de la victoria.

Ingredientes:
250 gr. de harina
1/2 cucharadita de levadura química, tipo Royal
1/2 cucharadita de bicarbonato
85 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar (yo utilicé moreno)
1 huevo
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
3 cucharadas de cacao puro en polvo
1 pizca de sal
1 cucharada de leche
150 gr. de pepitas de chocolate blanco


Preparación:

Como suele ser habitual, los ingredientes de nevera los sacamos antes para que estén atemperados.

Comenzamos blanqueando la mantequilla con el azúcar con unas varillas. Yo como vi que aun tenía la mantequilla un poco dura, la metí unos segundos en el microondas. Después integramos el huevo y añadimos la esencia de vainilla.

En un bol a parte mezclamos todos los ingredientes secos, la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y el cacao en polvo. Lo tamizamos para que no queden grumos y se lo incorporamos a la mezcla que tenemos de antes. Veremos que se nos queda una masa un poco seca, por lo que añadimos la leche. Si no veis que sea necesario se puede obviar.

Ahora es el momento de las pepitas de chocolate blanco. Como podéis ver en otras recetas en las que son necesarias pepitas de chocolate, yo lo que hago es partir  en trocitos pequeños una tableta de chocolate, ya sea normal o de cobertura, la que tenga en ese momento.

Una vez que tenemos nuestra masa lista la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera una media hora.

Precalentamos el horno a 180ºC y mientras tantos vamos preparando las galletas en una bandeja forrada con papel de horno. Hacemos bolitas, aquí ya es al gusto de cada uno, yo unas veces las hago más grandes que otras, sin embargo en esta ocasión las hice pequeñitas y me salieron 25 cookies. Aplastamos un poco las bolitas y las metemos al horno unos 10-15 minutos, aunque cada horno es un mundo y las galletas pasan de estar perfectas a quemadas en una milésima de segundo, o al menos ese es el super poder del horno de mi casa. Por esta razón vale más estar un poco pendientes de ellas. Yo las hice de dos veces ya que solo tengo una bandeja de horno, así que preparé todas las bolitas y mientras unas se hacían, las otras las dejé en la nevera.

Antes no hacia el truco de meterlas un poco en la nevera, pero he descubierto que quedan bastante mejor.

Otro truco es dejarlas un minuto o así en la bandeja del horno nada más sacarlas, ya que están un poco blanditas y se nos pueden romper si las pasamos enseguida a una rejilla para que enfríen por completo.

Hasta aquí la receta de la semana. ¿Os apetece probarla? Ya os digo que son toda una delicia, si no que se lo pregunten a estos chicos :P




Muy buena semana a todos ;)


¡¡Ole los chicos del CB Crossover Llanes!!