martes, 18 de octubre de 2016

Gofres belgas

¡Buenos días!

Esta semanita se ha hecho más corta debido al retraso del último post, pero aqui estamos de nuevo con otra delicia. Es una receta, que en apariencia podría ser parecida ya que es masa (una hojaldre y ésta de gofre), chocolate y nueces decorando, tenia que aprovechar ya que las tenia por casa. Pero aun así son completamente distintas, esta receta requiere más ingredientes, más trabajo y más tiempo de espera para poder saborearla, pero definitivamente merece la pena.

Llevaba tiempo con ganas de hacerla, pero me faltaba el instrumento, no tenia ni moldes de silicona para el horno y tampoco una gofrera, peeeeero yo que soy muy lista convencí a mi hermano para regalarle a mi madre una por su cumpleaños, bueno y que también tiene plancha y para hacer sándwiches. Pero no me las voy a dar de interesada, que un poco, pero ella también llevaba mucho tiempo con ganas de una y además de jubilar la antigua sanwichera, así que un 3 en 1 y todos felices. Y digo todos porque lo usamos todos para distintas cosas (las salchichas y los bocadillos calientes quedan de muerte).

Bueno oye, que me voy por los cerros de Úbeda y eso no es para lo que estoy aquí, mi cometido es compartir con vosotros esta receta.

INGREDIENTES:

120 gr. de mantequilla
80 ml. de leche
280 gr. de harina de fuerza
9 gr. (1 sobre y medio aprox.) de levadura seca de panadero
1/2 cucharadita de sal
2 huevos L
1 cucharadita de extracto de vainilla 
150 gr. de azúcar perlado



PREPARACIÓN

Comenzamos derritiendo en un cazo la mantequilla con la leche, pero sin que llegue a hervir, y reservamos.

En un robot de cocina (es lo más sencillo pero también se puede hacer a mano perfectamente) con el gancho amasador, mezclamos los ingredientes secos -harina, sal y levadura- a baja velocidad.



Ahora que la mezcla de leche y mantequilla ya habrá atemperado un poco, podemos agregarle la vainilla (esto en realidad es al gusto, no tienes por qué utilizarla) y los huevos ya batidos. Cuando lo tengamos listo lo vamos vertiendo sobre los ingredientes secos, aun a baja velocidad. Una vez esté todo el liquido agregado subimos la velocidad del robot y dejamos amasar unos 5 minutos. 


Al final nos quedará una masa bastante húmeda pero no os preocupéis, así ha de quedar. Lo dejamos reposar un mínimo de 1 hora con un paño encima o cubierto con papel transparente.


Transcurrido el periodo de reposo es momento de añadir el azúcar perlado y amasar un poco más hasta que se integre por completo. 



Solo nos quedaría calentar la gofrera y poner porciones de masa. Lo dejamos que se haga hasta que queden bien doraditos nuestros gofres.





Lo dejamos enfriar un poco en una rejilla para no quemarnos con el azúcar y ya estaría listo para ponerle chocolate, nata, caramelo, helado o lo que más nos guste. Yo soy fan de los gofres con crema de cacao. ¿Vosotros?


Hasta aquí la receta de este fin de semana. Prometo que para la próxima dejaré el chocolate en la despensa (va por mi madre, que la voy a empalagar).


¡Feliz martes!