jueves, 23 de junio de 2016

Viaje a Marrakech. Baghrirs

¡Hola de nuevo!

Como comentamos en el anterior post del viaje, hoy venimos con la parte dulce. Os prometo que va a ser mucho más cortita, porque si ya con el calor no teníamos mucha hambre, menos nos apetecía meternos algo dulzón.

De lo primerísimo que quiero hablar es de los zumos de naranja. Son sensacionales y baratísimos. Además con el calor que hace entran de vicio. Había leído en un montón de sitios que eran de lo mejor, pero la verdad que yo creo que son como los nuestros pero que las circunstancias hacen que parezca elixir de dioses. Cada vez que pasábamos por la plaza Jemaa El Fna caía uno, e intentamos ir variando de puestos porque hay mogollón.

  

De los dulces típicos no probamos muchos, en realidad los que nos dieron nuestros amigos cuando fuimos a cenar a su casa. Eran Chebbakias y Briwats dulces, típicos de la época de Ramadán. Los primeros son de sésamo y cacahuete, y los segundos se hacen con de masa filo y rellenos de frutos secos como cacahuetes, almendras... y ambos llevan miel, algo muy usual entre sus dulces. además de esto, nos sirvieron en un platito el relleno de los pasteles, que también lo comen solo.



Por último, y una de mis partes favoritas, el desayuno. En el Riad al que fuimos, y supongo que en todos, te ponen un buffet libre con varias cositas para elegir. En el nuestro teníamos café, leche, zumo de naranja, el fantástico té de menta y para comer había una variedad de panes árabes, aceitunas, la mejor mantequilla casera del mundo, mermeladas de naranja y unos riquisisisisisisisimos Baghrirs, que son una especie de crepes esponjosos típicos de la gastronomía bereber. Suelen hacerse muchos de una sola vez ya que después calentándolos un poco en la sartén vuelven a parecer como si estuviesen recién hechos.



Estando allí compré un libro de recetas de dulces marroquíes, entre los que se encuentran los Baghrirs. Os dejamos la receta para que os animéis a probarlos en casa. 

Ingredientes:
1 taza de semola fina
1/2 taza de harina
1 cucharadita de sal
1 paquete de levadura química/ polvo de hornear 
2 tazas de agua caliente
2 cucharaditas de levadura de panadería 
1 cucharadita de azúcar fino

Preparación

En un bol mezclamos la sémola con la harina, la sal y el polvo de hornear.

En otro recipiente diluimos la levadura de panadero y el azúcar en un poco del agua caliente. Finalmente lo mezclamos todo y lo dejamos reposar una hora. Justo antes de cocinarlo hay que revolverlo con una cuchara.

En una sartén caliente poner un poco de la crema y cocinarlo solo por un lado. Veremos como se forman las burbujitas y quedará como un panal de abejas.

Servir caliente con miel, mantequilla, aceite o mermelada y disfrutar de un desayuno  maravilloso.



¡Feliz jueves de sorpresa!