martes, 14 de junio de 2016

Tarta Sacher o Sachertorte

Hola hola!! Martes de nuevo, y esta semana quiero aprovecharme de la receta de la semana pasada (cobertura de espejo) para traeros otra receta en la que hemos usado esta fabulosa cobertura.  Debido a la textura y brillo de la cobertura es perfecta para la tarta Sacher y como es una de mis tartas favoritas no podía faltar por aquí.


Ingredientes

150 gramos de chocolate negro
120 gramos de azúcar
120 gramos de azúcar glas
150 gramos de mantequilla
150 gramos de harina
75 gramos de almendras molidas
6 huevos grandes
Mermelada de albaricoque para el relleno

Preparación

Vamos a usar un molde de unos 25 centímetros de diámetro, desmoldable para facilitar sacar el bizcocho una vez esté listo.
Batimos la mantequilla, que deberá estar un poco derretida para ayudarnos a mezclarla bien, con el azúcar glas. Lo mejor es usar una batidora de varillas, quedara una mezcla perfecta. Después separamos las claras de los huevos, y echamos las yemas una a una a la mezcla anterior sin dejar de remover mientras tanto.

Pasamos a derretir chocolate negro, que debe ser intenso, de al menos un 70% de cacao. Lo más cómodo es derretirlo en un microondas, pero hay que tener cuidado de hacerlo poco a poco y controlando que no se nos queme. O bien lo hacemos al baño maría o en un cacito puesto a fuego lento. Cuando se haya derretido del todo lo dejamos enfriar bien. Aprovechamos entonces y precalentamos nuestro horno a 190ºC.

Ahora vamos a montar las claras de los huevos, con el azúcar normal, y cuando se mezcle bien y quede bien densa, agregamos la harina tamizada y las almendras molidas o trituradas. Si las compras enteras puedes usar una picadora para dejarlas bien machacadas. Se vuelve a batir todo para conseguir una pasta homogénea y sin grumos, lo que conseguiremos batiendo con paciencia durante un buen rato.

Es el momento de mezclar todo lo anterior, tanto la primera mezcla de mantequilla, azúcar glas y yemas de huevos, junto con el chocolate que habíamos fundido y además de esta última mezcla que acabamos de hacer. Con la batidora con varillas conseguiremos una mezcla cremosa y sin grumos, que será nuestro bizcocho para la tarta. Cogemos el molde para la tarta Sacher, engrasamos con mantequilla y encima espolvoreamos harina por la base y las paredes, y después vertemos la masa del bizcocho.  


Cuando el horno llegue a los 190ºC seleccionados, vamos a meter el molde y dejamos hornear unos 35-40 minutos para que se haga bien por dentro y por fuera. Siempre hay que pinchar el interior antes de sacarlo, con un cuchillo por ejemplo, y si sale limpio es que por dentro ya está listo para sacarlo. Si sale manchado, dejamos unos minutos más. Sacamos del horno el bizcocho y lo dejamos templar a temperatura ambiente antes de desmoldarlo y colocarlo sobre una rejilla para que se enfríe del todo. 


Volvemos al bizcocho, cuadno este frio lo vamos a igualar cortando la parte superior que haya subido, para que quede bien plano. Le damos la vuelta, de forma que quede arriba la parte de abajo, que es la que más bonita ha quedado al hornearse. Lo vamos a cortar por la mitad de forma horizontal y untamos mermelada de albaricoque en las dos partes. Echa toda la cantidad que puedas para darle buen sabor a la tarta, y limpia los bordes de la que haya sobresalido al colocar las dos mitades una encima de otra.


Ahora es cuando vamos a bañar la tarta con nuestra cobertura de espejo, para ello colocamos la tarta en una rejilla y vamos echando el chocolate en el centro de la tarta y dejando que escurra y la cubra entera, si vemos que le cuesta podemos ayudar con una espatula. Ahora dejaremos la tarta en el frigorífico para que cuaje la cobertura.


Una vez fria debemos firmarla, porque una Sacher no es una Sacher hasta que se firma :)




¡A comer, ñam ñam!