martes, 31 de mayo de 2016

Pechugas a la parmesana


Buongiorno! ¿Qué tal estamos hoy? Por aquí muy bien y con un regustito italiano. Aisss me iba para allí ahora mismo de cabeza y sin pensarlo. Pero eso no va a poder ser, así que traemos un trocito de su gastronomía a nuestras casas. Esta vez viene en forma de pechugas, unas ricas pechugas a la parmesana, que, como buena receta italiana que el Parmigiano no falte!

Ya veréis que fácil es y seguro que os va a encantar, tanto a los mayores como a los peques. Aquí tenéis la receta.


Ingredientes:

Filetes de pechuga un poco gorditas
Pan rallado
Parmesano e polvo
Orégano
1 huevo
Salsa de tomate
Queso rallado para fundir
Aceite para freir



Preparación:

Para el tamaño de las pechugas le pedí a mi carnicero que cada pechuga mela pastiese en dos filetes, así un poco gorditas quedan más jugosas y al ser bastante grandes con uno por persona tuvimos suficiente.

Empezamos salando y empanando las pechugas pasándolas por pan rallado, huevo batido y una mezcla de pan, parmesano y orégano al gusto. Después las freímos un poco en abundante aceite caliente. No hace falta hacerlas del todo ya que después se terminarán en el horno. Las ponemos en una bandeja de horno y les echamos una cucharada de salsa de tomate a cada una, procurando que no se desborde por los lados y así nos queden crujientes, y coronamos con un poco de queso rallado.






Las metemos al horno precalentado a unos 200 grados y las dejamos unos 10 minutos o hasta que veamos que el queso ya esta fundido o gratinado, dependiendo del queso que usemos y el gusto de cada uno.

Quedan unas pechugas super jugosas y sabrosas con un delicioso sabor a Italia que podemos acompañar de lo que más nos guste. En mi casa unos lo acompañaron de una sencilla ensalada de lechuga y cebolla y otros de patatas fritas.






 Esperamos que os guste y... Arrivederci! ;)