miércoles, 29 de julio de 2015

Palmeritas de azúcar y chocolate


Hoy traemos una de estas recetas súper fáciles pero recitada como las de una madre, es decir, todo a ojo. Lo bueno, que aunque no tengamos medias esta receta realmente si que se puede hacer a ojo, no como todas las demás que ellas afirman que no llevan medidas pero cuando nos ponemos a hacerlas nunca, repito NUNCA quedan como se supone que tienen que quedar… serán poderes especiales de madre porque si no, no lo entiendo…

Bueno allá vamos con estas deliciosas y simples palmeritas.

INGEDIENTES
2 planchas de hojaldre ya preparado (preferiblemente no congelado)
Azúcar
1 huevo
Chocolate para postres

PREPARACIÓN
He puesto en los ingredientes dos planchas de hojaldre porque la glotonería me puede y quiero hacer más de cada tipo, pero si quieres menos cantidad puedes usar solo una.

Precalentamos el horno a 150ºC
Desplegamos una plancha de hojaldre y espolvoreamos azúcar por toda la superficie hasta cubrirla con una capa fina. Tampoco es aconsejable pasarse porque ese azúcar se derrite en el horno y se nos desparramaría.

Enrollamos los lados cortos de la masa hasta que se encuentren ambos en el medio, tal y como os mostramos en las fotos.

Cortamos palmeras como de dos centímetros de ancho y disponemos en una bandeja de horno forrada con papel para horno.

Las pintamos con huevo batido y horneamos hasta que estén doradas.



Unas las dejamos así y con la otra plancha de hojaldre hacemos exactamente lo mismo y cuando estén las palmeritas completamente frías derretimos un poco de chocolate para postres y las cubrimos con ello.


Dejamos enfriar y a disfrutar de nuestras exquisitas palmeritas perfectas para acompañar con un café junto a amigos o familia.



Truco: al rellenar las palmeritas lo podemos hacer con lo que queramos, por ejemplo con azúcar y canela, azúcar moreno (el que hemos usado en este caso), incluso con crema de chocolate para hacerlas más aptas para glotones.

Esperamos que os gusten y las disfrutéis, incluso las podéis hacer con los más peques de la casa, que seguro que les gusta espolvorear azúcar y pintar con huevo.