martes, 9 de junio de 2015

Tiramisú

Aquí volvemos otro martes más y seguimos atareadas en la cocina con otro postre con queso. Hoy vamos a salirnos de nuestras fronteras y cruzar el mediterráneo hasta Italia y preparar uno de sus dulces más famosos, el Tiramisú. Ese dulce que tanto nos gusta y a la vez nos asusta al ponernos a hacerlo. Pues aquí tenéis la receta para que veáis que aparte de estar buenísimo es superfácil de preparar.

Ingredientes

500g de bizcocho de soletilla
500g de Mascarpone
2 yemas
2 claras
60g de cacao en polvo
50g de azúcar blanca
300ml de cafe
500ml de nata
1 cucharada de Marsala


Preparacioán

Mezclamos en un bol las dos yemas y el azúcar y batimos con ayuda de unas varillas eléctricas hasta conseguir una mezcla suave y espumosa. Cuanto más espumosa nos queden las mezclas durante toda la receta mejor estará al final. Una vez que lo tenemos,le añadimos el queso Mascarpone y volvemos a batir con ayuda de las varillas hasta obtener una crema ligera. Cuando sea una crema homogénea añadimos el cafe y el Marsala y continuamos batiendo.

Subimos a punto de nieve las claras, para que suba mejor le añadiremos una pizquita de sal. Y reservamos.

En tercer lugar subimos la nata, para esto debe estar muy fría, lo mejor es usarla recién sacada de la nevera. Una vez montanda le añadimos la crema de Mascarpone y seguimos batiendo hasta tener una mezcla uniforme.

Por último añadimos a la mezcla de Mascarpone y nata las claras a punto de nieve. Este paso es el más delicado porque debemos hacerlo sin que se nos baje nada, por ello debemos hacerlo ayudándonos de una espátula y con movimientos suaves y envolventes.

Ahora solo tenemos que montar el Tiramisú.

Primero colocaremos una capa de bizcochos que previamente mojaremos en una mezlca de cafe y Marsala. Es muy importante que solo los humedezcáis, pues con el paso del tiempo los bizcochos se ablandan y su textura resulta desagradable a la hora de comérnoslo; y su sabor se intensifica matando el sabor a Mascarpone.

Luego colocamos una capa de Mascarpone sobre la capa de bizcochos. Y encima espolvoreamos con ayuda de un colador el cacao en polvo, al igual que ocurría antes la capa de cacao debe ser muy fina para no matarle el sabor al Mascarpone.

Para que sea más resistente y no se nos rompa al servirlo la siguiente capa de bizcochos la pondremos en la dirección contraria a la primera (en la foto podéis ver a lo que me refiero), la primera capa la puse paralela al lado largo de la fuente y la segunda paralela al lado corto.



Volvemos a poner otra capa de Mascarpone, esta yo la hago más fina que la primera porque una vez hecha, con la manga y lo que me haya sobrado de crema Mascarpone, adorno mi Tiramisú (haciendo ondas, flores,semiesferas, etc)



¡A disfrutarlo!