martes, 28 de abril de 2015

Tarta Moka

La receta de hoy es una Tarta Moka. Tengo que admitir que a mi los dulces con sabor a café no me entusiasman, pero esta tarta la hice para una comida familiar porque a uno de ellos le encantan estas tartas. La verdad, tengo que decir que fue un éxito, aunque yo solo probé un poco, siendo sinceros, para comprobar que realmente tenia ese sabor a café, y si, si que sabia a café.

Lo pase un poco mal haciendo la receta porque pensaba que la estaba haciendo mal, más en concreto, haciendo la crema ya que parece que se corta pero después vuelve a la vida. Fue un alivio con vi que al fin y al cabo no tenia que volver a empezar jajaja.

Aquí os dejo la receta :)

Ingredientes:
Crema moka:
250 gr. de mantequilla blanda
5cl. de agua
140 gr. de azúcar
2 huevos + 2 yemas
10 gr. de café soluble

Montaje de la tarta:
300 gr. de galletas rectangulares aproximadamente
Un vaso de leche
2 cucharaditas de café soluble
Un chorrito de Brandy al gusto (se puede omitir si la van a tomar niños)
Almendras laminadas para adornar

Preparación:
Trabajar la mantequilla con unas varillas hasta que este en punto de pomada y reservar.
Disolver en café en el agua y ponerla en un cazo con el azúcar. Hervir a fuego lento sin remover. Las paredes del cazo han de estar mojadas para que el azúcar no se pegue.
Mientras batir los huevos y las yemas bien.
Una vez que el almíbar esté listo verterlo sobre los huevos lentamente sin dejar de batir, para que en vez de querer hacer una crema nos salgan unos huevos rotos,  y seguir batiendo hasta que la mezcla este fría.
Incorporar la mantequilla poco a poco sin dejar de batir. Parecerá que se corta la mezcla, pero no pasa nada, no os asustéis como yo, seguir batiendo hasta que adquiera la textura de una crema.
Dejar enfriar unos 15 minutos en la nevera para que se endurezca y poder montar la tarta. Si se endurece demasiado, esperar a que se reblandezca un poco fuera de la nevera hasta que este lista para trabajar.
En un plato hondo mezclar la leche, el café y el brandy para ir humedeciendo en ello las galletas a medida que se vallan utilizando.
Para montar la tarta poner un capa de galletas humedecidas y una capa de crema hasta acabar la crema (tener en cuenta que os tiene que quedar para decorar).
Una vez montada la tarta, recubrirla con crema y decorar con almendras laminadas. Si están crudas hornearlas un poco hasta que cojan un color dorado.
Guardar en la nevera hasta el momento de comerla para que coja resistencia y no se ablande la crema. Eso si, sacarla un rato antes de catarla para que la crema no este demasiado dura.


 La receta la encontré en el blog Lola en la Cocina. Después de mucho buscar y buscar esta fue la que más me atrajo. Os dejo el link por si queréis echarle un vistazo.


Ahora solo queda hacerla y ¡¡¡a disfrutar!!!