martes, 7 de abril de 2015

Potaje de vigilia.

Os lo contamos hace un tiempo por instagram y ayer volvimos a sacar el tema pero hoy podemos decirlo definitivamente, ¡¡¡habemus look nuevo!!! Estamos tan contentas, la verdad es que desde que en su momento decidiéramos lanzarnos a la piscina ya habíamos probado un montón de plantillas y apariencias diferentes, al final nos quedamos con la que conocisteis pero no nos sentíamos a gusto del todo, ya que queríamos algo más personal. 
Y entonces apareció ella, nuestra maravillosa amiga LdB que casi nos come por no haberle dicho que necesitábamos unas acuarelas para darle un toque a nuestro blog y con las mismas se puso a llenarnos el móvil y el correo de maravillosas ideas, y esta ha sido nuestra ganadora.



Pero bueno no me entretengo más, que con o sin novedades hoy vuelve a ser por fin martes!!! El primer martes de abril y aunque la semana santa ya ha pasado vamos a dedicar la entrada de hoy a una comida típica de estas fechas: Potaje de vigilia también conocido como garbanzos con bacalao y espinacas.

Ingredientes:

300g de garbanzos.
300g de bacalao desalado
250g de espinacas frescas.
Cebolla (al gusto)
3 ó 4 dientes de ajo.
1 hoja de laurel.
Aceite.
Una pizca de sal.
Una cucharadita de pimenton.
Pan.
Un huevo.

Preparación:

El día antes ponemos a desalar el bacalao, ya que tarda entre 24 y 48 horas. Debemos cambiarle el agua unas 3 veces como mínimo.

Primero preparamos un sofrito con los ajos y la cebolla cortada lo más pequeña posible. Los ajos no hace falta que los piquemos. Cuando ya tengamos hecho el sofrito añadimos una cucharadita de pimentón para darle un toque más rico, es importante hacerlo cuando ya esté hecho el sofrito pues de lo contrario podría quemarse y os aseguro que no es el sabor que queréis en vuestra comida. Además del pimentón una vez dorada la cebolla añadimos una yema de huevo  y una rebanada de pan frita (esto es para engordar el caldo).

A la vez que hacemos esto aprovecharemos para dar un ligero hervor a las espinacas. Posteriormerte coceremos los garbanzos con el sofrito que ya hemos hecho (yo lo hago en la olla express y son aproximadamente unos 20 min).

Una vez que nuestros garbanzos acaben de cocerse, añadimos en la olla el bacalao y las espinacas hervidas, y cocemos todo junto, con unos cinco minutos será bastante pues el bacalao se hace muy rápido.

Consejo de preparación: Dejar reposar un día antes de comer pues estará mucho más sabroso.



¡Feliz martes! ;)