martes, 21 de mayo de 2019

Carne guisada (con olla rápida)

¡Buenos días! ¿A quién le apetece una nueva receta? Esta semana repetimos con una receta del día a día, una carne guisada súper fácil de preparar y que está riquísima.
Aunque me encanta preparar tartas, bizcochos y galletas, de vez en cuando hay que parar un poco la repostería para que no nos de un subidón de azúcar. Aunque he de decir, que por mi, comía tarta todos los días jajaja

A vosotros, ¿qué tipo de recetas os gustan más?

Por hoy vamos a por la carne guisada.

INGREDIENTES (4 personas):
500 gr. de carne para guisar
1/2 cebolla picada 
1 1/2 cucharada de pan rallado
Perejil al gusto
1 pastilla de Avecrem
75 ml. de Brandy para cocinar
250 ml. de agua
Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

En una olla rápida echamos un fondo de aceite de oliva y pochamos la cebolla a fuego medio.
Cuando está pochada la cebolla, añadimos la carne y subimos un poco el fuego para medio sellarla.

Añadimos el pan rallado, el perejil y la pastilla de Avecrem desmenuzada y removemos. Seguidamente vertemos el Brandy y el agua. Si vemos que es poco líquido, añadimos un poco más de agua. 


Subimos el fuego y ponemos la tapa de la olla. Dejamos cocinar hasta que suba la válvula. Va en función de cada olla pero la mía tardó unos 5 minutos. Una vez sube la válvula, bajamos el fuego a fuego medio y dejamos que la carne se cocine 45 minutos.

Una vez pasado el tiempo, apagamos el fuego y dejamos que la olla pierda el vapor (baje la válvula) ella sola.

Si en vez de olla rápida, lo hacemos en una normal, los tiempos de duplicarán y en vez de tardar 45 minutos, se tardaría una hora y media aproximadamente.

Queda una carne muy jugosa y tierna. Normalmente, antes de servirla la  desmenuzamos un poco en la olla. Ahí veréis que esta super tierna y que ni necesita cuchillo.
A mi me encanta acompañarla con puré de patata, pero en casa la comemos de diferentes formas, como por ejemplo mi hermano y mi tía se hacen burritos con ella. Con patatas fritas, arroz o pasta también está delicioso. ¿De qué manera os gusta a vosotros?
Si os soy sincera, queda bonito para la foto, pero después mi plato se convierte en esto jajajaja. Lo siento por esta imagen, pero es la realidad 😅
Espero que disfrutéis esta receta y me contéis que os parece. Nos vemos muy pronto con una nueva.

Muack!
Sofía G. Llaca

martes, 14 de mayo de 2019

Arroz con pollo (comida de aprovechamiento)

¡Buenos días cocinillas! ¿Qué tal habéis empezado la semana? 

Yo me paso por aquí con una receta que me encanta y que además es de aprovechamiento. Hace tiempo que no escribo ninguna receta cotidiana y el otro día me di cuenta que esta no la tenía por aquí. Principalmente me di cuenta porque el objetivo de este espacio era guardar recetas para poder utilizarlas posteriormente y resulta que en este caso lo que hago es buscar un audio que me grabó mi madre por WhatsApp explicándome como hacer arroz con pollo cuando tengo sobras. Se lo he preguntado tantas veces que debería acordarme, sobretodo porque es súper sencillo, pero aquí sigo buscando la receta una y otra vez. Soy un desastre jajaja

Mamá, no te preocupes, ya tengo la receta por escrito.
INGREDIENTES:
Sobras de pollo (en mi caso asado)
Arroz
Agua
Salsa de pollo asado o en su defecto una pastilla de caldo de pollo

PREPARACIÓN:

En este caso como podéis ver no pongo cantidades porque va a depender de lo que tengamos a mano. En mi caso tenía medio pollo asado que me había sobrado del día anterior. Siempre me gusta que sobre porque este arroz es uno de mis favoritos, así que lo hago con segundas intenciones.

Era pollo asado comprado, no lo preparé yo, por lo que pedí salsa extra para poder hacer el arroz y que tuviese más sabor. 

Con esto explicado, vamos a por el paso a paso.

Comenzamos desmenuzando el pollo. 
En una tartera, la que utilizaremos para hacer el arroz, ponemos un chorro de aceite y sofreimos el pollo desmenuzado. Si queremos podemos hacer un sofrito con cebolla y pimiento y cuando esté pochado añadimos el pollo, aunque para mi gusto no le hace falta. 
En un cazo aparte vamos hirviendo el agua. Se necesita el doble de liquido que de arroz, por lo que medí lo que tenia de salsa de pollo y añadí el resto de agua. En el supuesto de no tener la salsa de pollo o caldo de pollo, podemos poner el agua a hervir con una pastilla de caldo o Avecrem
Cuando hayamos ya sofrito el pollo añadimos el arroz en seco y damos unas vueltas para que se impregne bien del sabor. Después añadimos el agua caliente.
Dejamos que se cueza el arroz hasta que se reduzca el líquido dando alguna vuelta de vez en cuando. Cuanto más movamos el arroz más meloso quedará. Yo lo hago de vez en cuando pero para que no se pegue principalmente.
Si vemos que ya se ha reducido el líquido pero aun le queda un poquito al arroz podemos añadir mas. Pero de poco a poco.

Dejamos reposar unos minutos antes de servir y listo para comer.
He grabado la receta y subido el vídeo al canal de YouTube. No lo utilizo mucho, ya que me da la sensación de que me queda un poco grande, pero quiero ir probando poco a poco. Además me parece que así se entienden mejor las recetas. Decidme que os parece. Aquí os lo dejo:


Espero que esta comida sencilla y de aprovechamiento os parezca interesante y os guste para ponerla en práctica.
Nos vemos la semana que viene con otra receta.

Muack!
Sofía G. Llaca

martes, 7 de mayo de 2019

Limón confitado

¡Buenas! Primera receta de mayo. Madre mía como pasan los meses...

La semana pasada compartía con vosotros una receta de pastelitos de limón dedicada a la serie de Juego de Tronos. Algunos de esos pastelitos los decoré, como vi en muchas otras recetas, con rodajas de limón confitado. No creo que sea una receta a gusto de todos pero la verdad que quedan preciosos con ellos, y aunque en mi casa si que hay devoradores de frutas confitadas, yo no soy una de ellas. De todos modos no quería dejar de compartir esta receta porque me parece que puede ser interesante, sobretodo para decoraciones. En este caso yo utilicé limones, pero se podría hacer lo mismo con otros cítricos como naranjas o limas.
Vamos allá con la receta. Ya veréis que es muy sencilla, aunque un poco repetitiva.

INGREDIENTES:
2 limones
Agua 
200 gr. de azúcar

PREPARACIÓN:

Lo primero que vamos a hacer es lavar bien los limones, ya que utilizaremos la cascara. Después cortaremos los extremos y haremos rodajas tratando de que no se rompan.
En un cazo pondremos agua a hervir y después añadiremos los limones con cuidado. Dejamos que hierva un minuto y sacamos con cuidado ayudándonos de unas pinzas o una espumadera. Los dejamos en un colador o sobre papel absorbente para que pierdan el agua.
Tiramos el agua que acabamos de utilizar y volvemos a hacer el mismo paso otras dos veces. De esta manera herviremos los limones tres veces, lo que hará que pierdan el amargor.

La cuarta vez lo que vamos a hacer es preparar un almíbar con 1/4 de litro de agua y 200 gr. de azúcar. Cuando empiece a hervir metemos las rodajas de limón con mucho cuidado e intentando que se sumerjan por completo para que se impregnen bien del almíbar.

Dejaremos el cazo con el almíbar y los limones durante una hora a fuego medio moviendo de vez en cuando para que no se peguen al fondo. Yo os aconsejo mover el cazo en vez de utilizar una cuchara, así tocaremos menos los limones.

Una vez transcurrida la hora sacaremos los limones con mucho cuidado y los dejaremos enfriar sobre una rejilla.

Una vez fríos podemos utilizarlos como decoración o comerlos tal cual como si fueran chucherias, aunque son bastante dulces.
Podemos conservarlo en la nevera en un tarro hermético.

Mirad que bonitos y brillantes quedan. La verdad que me encantó el toque que le dieron a los pastelitos, pero yo creo que el la última tarta de limón y merengue que preparé también habrían quedado estupendos.

Decidme, ¿sois pro fruta confitada o por el contrario siempre la apartáis? Yo suelo sentarme cerca de mi tía cada vez que hay fruta confitada cerca jajaja
Espero que tengáis una buena semana y nos vemos el próximo martes con una nueva receta.

Muack!
Sofía G. llaca

martes, 30 de abril de 2019

Pastelitos de limón de Sansa Stark {Juego de Tronos}

¡Buenos días! Otro martes más sin faltar a nuestra cita semanal. Hoy os traigo una receta muy sencilla inspirada en la serie del momento, Juego de Tronos.
Tras buscar bastante una receta que me gustase de estos pastelitos de limón, encontré una en el blog Restaurante del fin del mundo (os dejo aquí el link) donde cuenta un poco sobre la serie y este dulce. Como buena seguidora de la serie y amante de la repostería y de todo aquello que lleve limón, no me pude resistir.

Hace tiempo que quería hacerlos y me lo propuse para el estreno de la nueva temporada, pero... se me olvidó. Así que ya con un par de capítulos emitidos vengo yo con esta receta dedicada a Sansa de Juego de Tronos. Por cierto, no se admiten spoilers porque estoy volviendo a ver todas las temporadas para poder ver la última acordándome de todo. 

Ahora toca ponerse manos a la obra para hacer los pastelitos favoritos de Sansa Stark.



INGREDIENTES:
115 gr. de azúcar
2 huevos L
34 gr. de harina
2/3 de taza de buttermilk (2/3 de taza de leche + 2 cucharadas de limón)
Ralladura de 1-1/2 limón



PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando todo lo que vamos a necesitar. Precalentamos el horno a 150ºC. Enmantequillamos y espolvoreamos azúcar sobre la bandeja o recipientes que vayamos a utilizar, que en mi caso es una bandeja para cupcakes. Y medimos todos los ingredientes.
Como en España no es fácil conseguir el buttermilk, lo haremos nosotros mismos. En este post ya os contaba como se hace, simplemente hay que verter limón en leche y aunque parezca que se corta no es así. Es exactamente lo que buscamos y lo que conseguiremos es que nuestros pastelitos sean más esponjosos y jugosos

Separamos las claras de las yemas y montamos las claras a punto de nieve. Reservamos.
En otro bol batimos las yemas con el buttermilk y la ralladura de un limón y medio.
A la mezcla anterior añadimos la harina tamizada y el azúcar y batimos hasta tener un masa homogénea.
Finalmente integramos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes.
Rellenamos los moldes 3/4 de su capacidad. Lo ponemos sobre otra bandeja más grande con un poco de agua para que los pastelitos se hagan al baño María. Tenemos que tener cuidado de que no entre agua en los moldes. Cubrimos bien con papel de aluminio y horneamos durante 25 minutos. Transcurrido este tiempo, destapamos y dejamos que se hornee 15 minutos más. No tomaran un color muy tostado pero si tendrán un bonito dorado amarillo.
Sacamos del horno y dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldarlo. Según la receta de referencia que he tomado, le dan mucha importancia al reposo, ya que permite que la crema que se forma se cuaje bien y no se desparrame al desmoldar.
El resultado serán unos pastelitos en los que durante el horneado se separa una parte de crema sobre el cuerpo de bizcocho. Quedan super jugosos y esponjoso con un rico sabor intenso a limón.
Yo decoré algunos con rodajas de limón confitadas y otros los dejé tal cual. En un próximo post os contaré como confité los limones.

En mi caso me salieron 12 pastelitos pequeños, pero en moldes más grandes saldrían unos 6 u 8 con una proporción mayor de bizcocho, como podréis ver en el post original que os dejé linkeado al principio.

Y hasta aquí la receta de la semana. Espero que os guste y no dejeis de prepararla para el próximo capitulo. 
¡Hasta la semana que viene!
Muack!
Sofía G. Llaca