viernes, 21 de junio de 2019

Brownie de limon

¡Buenas tardes! Estos días he estado desaparecida, pero por fin estoy aquí para cumplir mi cita semanal. Más vale tarde que nunca. Así aprovecho también para desearos un feliz verano, porque aunque parezca mentira, hoy comienza la estación estival. Y yo aquí... con mi jersey que no me lo quito hasta el verano que viene me parece a mi...

Ya sabía que esta semana iría con retraso respecto a la receta, y pensé que bueno, viendo la receta que es, brownie de limón, y con lo mucho que le gustó a mi madre, lo publicaría ayer para celebrar su cumpleaños. Pero no fue posible :(

De todos modos no voy a perder la ocasión de felicitarla igualmente. ¡FELICIDADES MAMI! Esta receta va dedicada a ti, como buena amante del limón que eres y por lo mucho que te quiero.
La receta la encontré en el canal de Delicious Martha (os dejo aquí el vídeo) y me decidí a hacerlo. Hacia tiempo que la tenía en mente pero no encontraba una receta que me encantase. Al final me decidí por esta, aunque  no me salió todo lo bien que esperaba. Creo que mi fallo fue que usé un molde demasiado grande y por eso me quedó un brownie super finito. Pero aun así estaba delicioso.

Vamos a por ello. Por un lado estará la receta para el brownie y por otro el glaseado, que le da un toque especial. Y como extra os cuento como hice las rodajas de limón secas que utilicé como decoración.

INGREDIENTES:

Para el brownie de limón:
125 gr. de harina
150 gr. de azúcar moreno
50 gr. de azúcar blanco
150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
3 huevos
2 limones (ralladura y zumo)
1 cucharadita de sal
Para el glaseado:
90 gr. de azúcar glas
20 ml de zumo de limón
La ralladura de un limón

PREPARACIÓN:

Comenzamos con el brownie. En un bol grande ponemos los ingredientes secos, la harina, la sal y los azúcares, y removemos para que se repartan bien por toda la mezcla.

Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente. Esto es muy importante porque la mis no estaba lo suficientemente blanda y fue un poco caótico. Tuve que esperar a que se reblandeciera para poder integrarlo en la mezcla de los ingredientes secos. Si veis que no os da tiempo, podéis meterlo unos segundo al microondas.
Con la ayuda de un tenedor o una espátula integramos la mantequilla hasta que os quede una masa suave pero compacta (como en la foto).
En otro bol batimos los huevos con el zumo de limón y la ralladura.
Vertemos una mezcla sobre la otra y batimos hasta que quede todo bien integrado
Preparamos un molde y vertemos la mezcla. En mi caso corté un papel de horno por la mitad y lo coloqué en un molde cuadrado en forma de cruz. De esta manera al tirar de los extremos ya sale bien el brownie. 
Horneamos unos 20 minutos 175ºC o hasta que al pinchar un palillo salga limpio.
Para hacer el glaseado solo hay que añadir la ralladura al azúcar y lo removemos para que se reparta bier. Después vamos añadiendo poco a poco el zumo de limón y removiendo. Cuando tengamos la textura deseada paramos de añadir zumo. Tiene que quedar líquido pero espeso. En la receta pone 20 ml. de líquido (si no queréis un sabor tan intenso a limón, podéis utilizar agua), pero vale más ir probando. En el caso de pasarnos, siempre podemos añadir un poco más de azúcar glas.

Cuando tengamos el brownie frío, lo cubrimos con el glaseado y dejamos que seque un poco antes de consumir. Que si no queréis esperar no pasa nada, pero de esta manera queda como un caparazón de azúcar con sabor a limón delicioso.

Para decorar quise secar unas rodajas de limón. Para ello corté rodajas finas, pero intentando que no se rompiesen mucho y las metí unos 15 minutos al horno sobre una bandeja con rejilla. Aprovechando que me había sobrado limón y que tenia el horno encendido me lancé a la aventura. Y tengo que admitir que queda muy bonito para decorar, pero yo después no me lo comí. De todos modos os lo dejo aquí escrito por si os interesa como decoración.
Y ya estaría. Lo acompañamos con una copitas de cava para celebrar la ocasión, o simplemente para celebrar la vida. Porque una copita de vez en cuando no amarga a nadie, ¿verdad? ;)
Espero que os guste la receta y la probéis este veranito. Una opción de brownie refrescante. Que no todo va a ser chocolate.
Nos vemos muy prontito con más recetas.
Muack! 
Sofía G. Llaca

martes, 11 de junio de 2019

Mousse de chocolate blanco

¡Buenos días! Hoy quería traer una receta un poco más veraniega, ya que en 10 días abandonamos la primavera para entrar en verano, pero aunque parezca mentira parece que seguimos en otoño/invierno.

Así que he cambiado el orden de las recetas y os traigo un mousse de chocolate blanco muy fácil de preparar y muy rico. Ir preparando hueco en la nevera para meter estas delicias a enfriar y sorprender con el postre a vuestra familia o amigos en la próxima fiesta.

Es una idea genial para cualquier evento porque puedes prepararlo con antelación y desentenderte. Lo único que necesitas es un poco de espacio en la nevera. Bueno, miento... un poco bastante si decidís presentarlo en copas de martini como es mi caso.
Vamos a por la receta.

INGREDIENTES:
250 gr. de chocolate blanco para postres
300 ml. de nata para montar
100 ml. de leche
2 claras de huevo

PREPARACIÓN:

En un cazo calentamos la leche hasta que comience a hervir. Lo apartamos y la vertemos sobre el chocolate troceados. Dejamos que repose un par de minutos para que el chocolate vaya derritiéndose y después removemos hasta que se haya fundido del todo y se integre bien con la leche.
Mientras dejamos reposar el chocolate con la leche vamos a ir montando la nata.
Con movimientos envolventes integramos el chocolate en la nata montada. La temperatura de la crema de chocolate habrá bajado por lo que no corremos el riesgo de que se estropee la nata montada o que pierda todo el aire.
Ahora montamos las claras a punto de nieve. Es importante que mientras hacemos el resto de pasos tengamos las claras en la nevera, así estarán frías y será más fácil que suban. Otro truco es añadir una pizca de sal al batirlas, así se rompe la estructura de la clara y monta más rápido.
De nuevo con movimientos envolventes y mucho cuidado de no perder mucho aire integramos la mezcla de chocolate y nata con las claras.
Vertemos el mousse, que estará un poco liquido, en los recipientes que vayamos a utilizar para la presentación y refrigeramos un mínimo de 4 horas para que coja consistencia.

Para la decoración decidí espolvorear un poco de cacao con la ayuda de un colador fino.
Si queréis añadir un poquito más de sabor, podéis poner una base de frutas o mermelada. Eso ya os lo dejo a vosotros. Yo opté por lo sencillo, que es perfecto para los amantes del chocolate blanco.

¡Y ya estaría! Solo queda dejarlo en la nevera hasta el momento en que se vaya a consumir y listo.
¡Por cierto! Se me olvidaba deciros que esta receta también la podéis utilizar para rellenar tartas. Yo aun no lo he probado, pero sin duda lo haré.
Espero que os guste la receta y os animéis con ella. Nos vemos la semana que viene con más.

Muack!
Sofía G. Llaca

martes, 4 de junio de 2019

Flautas de pollo

¡Buenos días de primavera! ¿Qué tal lleváis el comienzo de la semana? Yo aquí sigo por estos lares y esta semana vuelvo con una receta super sencillita que nos ha salvado alguna vez una comida.

Diría que os voy a contar como hacer flautas de pollo mexicanas, pero no me atrevo a llamarlas así, así que simplemente las llamaré flautas de pollo. Llevan muy poquitos ingredientes, e incluso podemos utilizar pollo que nos haya sobrado de otra comida y hacer un plato de aprovechamiento.
No me quiero enrollar mucho, así que vamos a por la receta. Espero que os guste

INGREDIENTES:

Pollo desmenuzado
Queso rallado
Tortillas de trigo
Aceite

PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es desmenuzar el pollo. Podemos utilizar sobras de pollo asado como en el caso de la receta de arroz con pollo de hace unas semanas, o podéis cocer unas pechugas. Para cocerlas es simplemente poner una pechugas (dependiendo de los comensales) en un cazo con agua y cebolla (podéis añadir mas cosas y aprovechar para hacer caldo de pollo) y dejarlo cocer hasta que las pechugas estén completamente cocidas.
Una vez desmenuzado el pollo, lo ponemos en una sartén con un chorrito de aceite y lo freímos un poquito. Cuando lo tengamos añadimos el queso y lo integramos hasta que se funda. Nos quedara una masa "pastosa", por decirlo de alguna manera.
A mi me gustan así de básica y es como las he comido siempre, pero si queréis ponerle cebolla, pimiento o alguna especia este sería el momento.

Cogemos porciones de pollo y queso y lo estiramos en el borde de una tortilla. Enrollamos y cerramos con un palillo. Hacemos lo mismo con todas las tortillas hasta que se nos acabe el pollo. 
Cubrimos una sartén con aceite y vamos friendo las flautas, girándolas para que se hagan por todos lo lados. No tardan mucho en hacerse, una vez que la tortilla esté dorada, lo sacamos y las ponemos en una fuente con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite.
Y así de fácil es. Se que es muy sencillo, y seguramente las flautas mexicanas auténticas igual no se hacen así. Esta es una interpretación de las flautas de pollo que sirven en mi restaurante mexicano favorito. Allí las sirven con lechuga cortada en juliana, un poquito de queso a modo de decoración y una crema que supongo que es lo que llaman crema agria, no estoy muy segura... pero está muy rica y pega 100% con el plato.
¿Vosotros soléis preparar este tipo de platos? En casa la verdad que no hacemos muy a menudo estas flautas a pesar de que nos encantan. Pero eso si, cuando las hacemos no sobra ni una.
Espero que tengáis una buena semana y nos vemos el próximo martes.

Muack!
Sofía G. Llaca

martes, 28 de mayo de 2019

Bizcocho marmolado

¡Hola! ¿qué tal lleváis el martes?

Parece que se va terminando el mes y estamos ya deseando que llegue el calorcito y el verano. Aunque me da a mi que se resiste. Aquí una que os escribe con sus medias tupidas y chaqueta que no cree que vaya a abandonar en una temporada. Se que para el sur salen a relucir las rodillas ya y me alucina como en un mismo país hay tanta diferencia de climas. Aquí arriba seguimos con el armario de invierno, pero con algunos días contados de calor en los que no sabes ni que ponerte. Cada día es una aventura. Pero bueno, que yo no estoy aquí para hablaros del tiempo ni de mi armario, aunque hoy me siento inspirada jajaja. Vengo a enseñaros una receta que, valga la redundancia, llevo un tiempo queriendo sacar del "armario" de los olvidos.

Hace un tiempo preparé un bizcocho marmolado que me salió fatal, pero tenia la receta en borradores para hacerme presión a mi misma y volver intentarlo. No se que me pasó entonces, si es que la receta no era buena o si yo aun no tenia soltura haciendo bizcochos, pero os prometo que este ha quedado super esponjoso y suave. Nada que ver con el mazacote seco de la otra vez.
Después de esta reflexión gratuita paso a la receta, que ya es hora 😅

INGREDIENTES:

3 huevos grandes
180 gr. de azúcar
220 gr. de harina de trigo
30 gr. de chocolate puro en polvo
1 cucharadita de esencia de vainilla
160 ml. de leche
160 ml. de aceite de girasol
2 cucharaditas de levadura en polvo
1 pizca de sal

PREPARACIÓN:

Vamos a empezar como siempre, preparando los ingredientes, que tienen que estar a temperatura ambiente (huevos y leche), bien medidos y tamizados (harina y chocolate).

Para preparar un bizcocho marmolado vamos a necesitar dos sabores de bizcocho, en este caso vainilla y chocolate, por lo que tendremos que tener dos porciones de harina, por un lado 125 gr de harina con una cucharadita de levadura, y por otro lado 95 gr de harina, los 30 gr. de chocolate (entre los dos suman los 125 gr. de ingredientes secos) y la otra cucharadita de levadura.

Finalmente, antes de comenzar con el bizcocho, prepararemos el molde. Yo utilicé uno alargado y lo cubrí con papel de horno, aunque podéis usar papel de plata o pintar el molde con mantequilla y espolvorear harina o aceite para que se despegue bien. También, precalentaremos el horno a 180ºC.

Ahora si, manos a la obra. Primero batimos los huevos durante unos minutos hasta que veamos que espuman y doblan su tamaño.

Después incorporamos el azúcar mientras seguimos batiendo. Seguidamente añadimos el aceite y la leche. Batimos bien hasta tener una mezcla homogénea y un poco espumosa por los huevos.

Tenemos que dividir esta mezcla en dos. Para ello yo pesé el bol que utilicé cuando estaba vació, así al volver a pesarlo ahora puedo restar las dos cantidades y me queda el peso de la mezcla. Dividimos en dos y preparamos los diferentes sabores.

Para el de vainilla vamos a añadir la esencia y después tamizaremos e integraremos la harina con la levadura. 

Para el de chocolate, tamizaremos e integraremos la mezcla de harina, chocolate y levadura.

Una vez que tenemos las dos masas de bizcocho, vamos a verterlas en el molde alternando colores. En mi caso puse vainilla en el fondo, chocolate, vainilla, chocolate y un poquito más de vainilla. Digamos que dividí en cuatro (a ojo) la masa de vainilla y en tres la de chocolate.

Horneamos unos 50 minutos a 180ºC y tendremos el bizcocho listo para disfrutar. Eso si, dejando antes que se enfríe.
Para desmoldarlo lo dejé reposar unos minutos en el molde y después lo pasé a una rejilla para que enfriase del todo.

Esta vez me he animado de nuevo con una vídeo receta, por eso apenas he hecho fotos, ya que con una cámara no me arreglo para hacer las dos cosas a la vez, y más cuando lo grabo todo de seguido. Espero que en el vídeo quede bien explicado visualmente y que lo disfrutéis.


Es un bizcocho perfecto para el desayuno, pero también para tomar con el café a media mañana o en la merienda. Incluso, podéis hacer esta receta para hacer bizcochos marmolados para tartas.
Espero que os guste este bizcocho y os endulce un poco la semana. Contadme si lo habéis preparado alguna vez u os vais a animar ahora. Os leo con mucho gusto y alegría :)

Besines!
Sofía G. Llaca

martes, 21 de mayo de 2019

Carne guisada (con olla rápida)

¡Buenos días! ¿A quién le apetece una nueva receta? Esta semana repetimos con una receta del día a día, una carne guisada súper fácil de preparar y que está riquísima.
Aunque me encanta preparar tartas, bizcochos y galletas, de vez en cuando hay que parar un poco la repostería para que no nos de un subidón de azúcar. Aunque he de decir, que por mi, comía tarta todos los días jajaja

A vosotros, ¿qué tipo de recetas os gustan más?

Por hoy vamos a por la carne guisada.

INGREDIENTES (4 personas):
500 gr. de carne para guisar
1/2 cebolla picada 
1 1/2 cucharada de pan rallado
Perejil al gusto
1 pastilla de Avecrem
75 ml. de Brandy para cocinar
250 ml. de agua
Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

En una olla rápida echamos un fondo de aceite de oliva y pochamos la cebolla a fuego medio.
Cuando está pochada la cebolla, añadimos la carne y subimos un poco el fuego para medio sellarla.

Añadimos el pan rallado, el perejil y la pastilla de Avecrem desmenuzada y removemos. Seguidamente vertemos el Brandy y el agua. Si vemos que es poco líquido, añadimos un poco más de agua. 


Subimos el fuego y ponemos la tapa de la olla. Dejamos cocinar hasta que suba la válvula. Va en función de cada olla pero la mía tardó unos 5 minutos. Una vez sube la válvula, bajamos el fuego a fuego medio y dejamos que la carne se cocine 45 minutos.

Una vez pasado el tiempo, apagamos el fuego y dejamos que la olla pierda el vapor (baje la válvula) ella sola.

Si en vez de olla rápida, lo hacemos en una normal, los tiempos se duplicarán y en vez de tardar 45 minutos, se tardaría una hora y media aproximadamente.

Queda una carne muy jugosa y tierna. Normalmente, antes de servirla la  desmenuzamos un poco en la olla. Ahí veréis que esta super tierna y que ni necesita cuchillo.
A mi me encanta acompañarla con puré de patata, pero en casa la comemos de diferentes formas, como por ejemplo mi hermano y mi tía se hacen burritos con ella. Con patatas fritas, arroz o pasta también está delicioso. ¿De qué manera os gusta a vosotros?
Si os soy sincera, queda bonito para la foto, pero después mi plato se convierte en esto jajajaja. Lo siento por esta imagen, pero es la realidad 😅
Espero que disfrutéis esta receta y me contéis que os parece. Nos vemos muy pronto con una nueva.

Muack!
Sofía G. Llaca